16 de junio de 2013

PATERAS QUE VIENEN, PATERAS QUE SE VAN

Alejandro Andrés/@AlexRubio92

Cada vez hay menos pateras que vienen y más que se van. Los flujos migratorios de la España en crisis han cambiado completamente desde la época del milagro del ladrillo. Ahora, volvemos a ser nosotros los que nos tenemos que ir del país. Aún así, la corriente antinmigración que recorre toda Europa cruza también a través de España. Son muchos los países en los que un partido marcado fuertemente por la xenofobia asciende en las encuestas o en los parlamentos: Amanecer Dorado o Frente Nacional tienen primos hermanos en Suiza u Holanda.

Líder de Amanecer Dorado, partido xenófobo griego. Fuente: anticapitalistes
Aunque en España no haya un partido tan parecido a sus homólogos europeos, la raíz del problema se encuentra en la sociedad. Quien más, quien menos, ha escuchado alguna vez en su entorno comentarios racistas o xenófobos. Los hay que piensan que los inmigrantes son los culpables de la saturación de la Seguridad Social; los hay quienes los ven como una de las causas del problemas del paro; y los hay que, directamente, los acusan de criminales. Las políticas de inmigración son el fiel reflejo de una sociedad educada en el derecho de nacionalidad.

Y es aquí donde hay que hacer un inciso. La exageración del derecho a nacionalidad o el patriotismo exaltado lleva a creernos con más derechos que otra persona por estar en nuestro país. Por considerarlo nuestro. Nos mueve a decidir sobre la vida de otras personas. Otras personas que no se van de su casa para molestar en el país de destino. Son personas que, a su pesar, tienen que dejar familia y amigos. Son personas que solo buscan para sí y para sus hijos un futuro mejor. Incluso a veces solo buscan un futuro.

Flickr
Hay que tener claro siempre el sufrimiento de esa gente que ahorra durante un tiempo para pagarse una oportunidad llamada patera, avión, camión o ferry. Una oportunidad con vistas al futuro que normalmente choca con algún tonto suelto. Esos tontos que se educan con unas ideas erróneas sobre la inmigración. Este es el momento de desmontar tópicos.

Empecemos por el de que los inmigrantes saturaban la sanidad (ahora ya no, puesto que hemos preferido dejarlos morir en la calle). Falso. Los inmigrantes que acusamos de eso son personas que trabajan y cotizan a la Seguridad Social. Como además son jóvenes, tienen menos problemas de salud. En el computo global, los inmigrantes aportan más de lo que gastan incluso si incluimos el gran número de inmigrantes europeos –normalmente de edad mucho mayor- y lo que se llamo el turismo sanitario.

Fuente: Wikipedia
El segundo topicazo es que nos quitan el trabajo. Falso. Los inmigrantes han trabajado y trabajan normalmente en puestos que fueron rechazados por españoles. Ningún españolito dejaba los mil y pico euros que le daban por ser peón en el andamio cuando todo iba sobre ruedas para agacharse por mucho menos sueldo a por fresas. Ahora que la burbuja nos ha dado en la cara nos creemos con más derecho que ellos a esos trabajos que hasta 2007 eran “trabajos de mierda”.

Y luego por último, uno extendido últimamente por las redes sociales: hay inmigrantes que han venido a España a vivir de prestaciones por desempleo, por baja, por enfermedad…No he visto una criminalización más ruin de los inmigrantes –y de las prestaciones que supuestamente reciben- que esa. No hay nada más barriobajero que acusarlos de vivir del Estado. Y si hubiese un caso, dos, tres…tenemos a tanta gente en España viviendo del cuento que porque tres estuviesen malviviendo del mismo no pasaría nada. Ah no, ellos no tienen derecho a eso, ¿por haber nacido fuera?

Flickr

Bueno, creo que por hoy ha sido suficiente. Espero que al menos alguno se replantee su posición y sus comentarios. Todo sea porque la próxima vez que haya un problema no sea culpa del inmigrante. Todo sea porque tratemos a esa gente como queremos que nos traten cuando nos toque salir de España. Todo sea por vaciar las pateras de prejucios. Tanto las que vienen, como las que se van.

0 comentarios:

Publicar un comentario