24 de septiembre de 2013

BREAKING BAD SE COME AL TRONO DE HIERRO

Jorge Hierro/@Shajaolana

Como cada año, el preludio del vendaval de series programadas para una nueva temporada está marcado por la entrega de los Premios Emmy, clausurando así la temporada previa. Las series de televisión van cobrando más importancia con el paso de los años, las productoras han encontrado un flujo de ingresos sustancial gracias a grandes proyectos tan dispares como exitosos como Breaking Bad, Juego de Tronos, Homeland, Modern Family o The Newsroom y los galardones se hacen insuficientes ante la inmensa diversidad de talento.

Cartel promocional de Braking Bad

Siempre ha habido grandes series pero rara vez coinciden en el tiempo tantas de tan majestuosa factura técnica. Actualmente, las series de televisión han alcanzado un nivel de adicción en el público superior al que antaño tenían, y nada tienen que envidiarle a muchas grandes producciones del cine. 

En esta nueva edición de los Premios Emmy la gran decepción se la llevó Juego de Tronos. A pesar de su gran acogida y el revolucionario final de temporada no consiguió llevarse ninguna estatuilla. La gran sorpresa de la noche (y la mayor decepción de todas) se la llevó Bryan Cranston, actor principal de la serie Breaking Bad, quien tuvo que levantarse para aplaudir a su colega Jeff Daniels (The Newsroom), mejor actor principal de serie de drama en 2013.
Echémosle un vistazo a las dos grandes galardonadas del último año:

BREAKING BAD

La mejor serie de drama del pasado año entraba en todas las apuestas como favorita a estrella de la noche y en gran medida lo fue, pero el premio para el mejor actor no fue para su protagonista. Anna Gunn recogió el premio a mejor actriz de reparto por su interpretación de Skyler (esposa del protagonista) en la serie.

 La serie creada por Vince Gilligan nos cuenta la historia de Walter (Bryan Cranston), un químico frustrado que da clases de química en un instituto. Cuando le diagnostican un cáncer de pulmón que lastrará su vida hasta un no muy tardío fin, decide utilizar sus conocimientos para fabricar, con ayuda de un antiguo alumno, droga para venderla. Casado con su mujer Skyler (Anna Gunn) y padre de un hijo discapacitado (RJ Mitte), nuestro protagonista se ve envuelto en un surrealista pero efectista drama.


HOMELAND

La que sorprendiera con los prematuros 6 premios Emmy en 2012 (mejor serie de drama, mejor actor principal y mejor actriz entre ellos) no ha brillado tanto este año. De todos modos, tanto su protagonista (Claire Danes) como su guionista (Henry Bromell) repiten galardón en 2013.

La serie creada por Howard Gordon, Alex Gansa y Gideon Raff (basada en la serie israelí Prisoners of War)  nos cuenta la historia del sargento de la Marina, Nicholas Brody, quien regresa a casa 8 años después de su cautiverio en Irak, lugar donde fue secuestrado y torturado. Un comando de las fuerzas especiales lo localiza durante una misión y lo devuelven a casa, a EEUU, donde es recibido como un héroe de guerra. Sin embargo, la joven e intuitiva agente de la CIA, Carrie Mathison (Claire Danes) sospecha que Brody pueda haber cambiado de bando durante su cautiverio y esté tramando un ataque terrorista.

0 comentarios:

Publicar un comentario