5 de octubre de 2013

DEL IPC AL IGC: LOS PROBLEMAS DE LA DESINDEXIZACIÓN

Juan Carlos Castro Simón/@JimmyTurunen

Indexación: Mecanismo mediante el cual los precios fijados en un contrato se van ajustando de acuerdo a los cambios del Índice General de Precios. 
Parece una definición muy fácil, pero el Gobierno quiere hacerla pasar a la historia. El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos ha anunciado su intención de presentar una Ley de Desindexización de Precios, ya aprobada como anteproyecto por el Consejo de Ministros.

Flickr de La Moncloa-Gobierno de España

Las alarmas han sonado en los sectores sociales de la política y economía española. Si lo han hecho con las pensiones, también lo pueden hacer con todos. Si a los funcionarios se les recorta, los nuevos convenios de trabajadores en empresas privadas suelen recoger la mayoría de medidas contrarias a la salud financiera de las clases trabajadoras. En menos de un año nos encontraremos con que el sueldo no estará conforme con el precio de los productos del mercado.

El Índice General de Precios (IPC) es un dato estadístico que puede ser criticable desde muchos aspectos, pero aproxima a todos a una realidad palpable. Según la definición que muestra el INE, el IPC es “el indicador de evolución del conjunto de precios de los bienes y servicios que consume la población residente en viviendas familiares en España”. La indexación supone que a esta evolución estaban ligados los contratos de los trabajadores de las Administraciones Públicas y las empresas, vínculo que el anteproyecto de ley quiere cortar.

Antes se hablaba de sueldo e IPC en una comparación que establecía el estado financiero de las familias en España. Sin embargo, los buenos tiempos pasaron y como todos los viernes el Consejo de Ministros nos lo reafirma.

La indexación suponía rigidez para el mercado laboral, ya que los precios no se mantienen siempre en los mismos valores. El mismo nombre del cargo que ocupa Luis de Guindos nos confirma, que la Competitividad es la vía elegida para salir de la crisis. Esto repercute en las condiciones laborales, ya de por sí patéticas, y sin ningún agente capaz de defenderlas como sindicato el deterioro del nivel de vida de la clase media es lo que menos le preocupa a los hombres que se inventaron la prima riesgo y volvieron a poner de moda los gobiernos de tecnócratas.



Tal y como se anunció el último viernes de septiembre y si la mayoría absoluta sigue funcionando, en 2014 tendremos un nuevo dato estadístico con un nombre de esos que le gustan a nuestro gobierno: Índice de Garantía de la Competitividad, el diferencial de la inflación en España con la zona euro, sin olvidar en este punto a todos los países miembros en sus distintos estados financieros y económicos. Aunque se siga elaborando el IPC, este nuevo dato le sustituirá en relevancia.

Hace ya mucho que los telediarios no hablan del precio de los productos en España y es que el gobierno popular considera esta estadística como algo de las décadas pasadas. Las empresas hoy día necesitan estabilidad y esto con las políticas vigentes se traduce en ahorro de costes en la mano de obra. En este punto el ajuste de sueldos se realizará conforme a unos parámetros que no tendrán en cuenta el precio de lo que necesitan los trabajadores para la vida. Una decisión que solo puede ser llevada a cabo en una situación como la actual, con los agentes sociales derrotados por la falta de ética profesional de sus líderes y el inmovilismo en sus cúpulas.

Esta medida no solo afectará a los sueldos, el IPC también regulaba los precios de algunos productos y servicios básicos explotados por compañías en un régimen de monopolio.  Muchas empresas de telecomunicaciones y transporte interurbano tienen acordados sus precios con el Gobierno en relación al IPC y no a la oferta y la demanda, términos que en 2014 podrían volver a regir de pleno este mercado. Así, con descuentos incluidos, el precio total de, por ejemplo, AUVASA, dejaría de tener en cuenta el poder adquisitivo de la población y pasaría a regirse por una ley mucho más simple, ejemplificada en una cuenta muy básica:
Precio de Ticket x Número de ventas – Sueldo de Conductor – Precio de la Gasolina > 0 euros

0 comentarios:

Publicar un comentario