20 de octubre de 2013

HUELGA DE HAMBRE

Lucía G. Carretero/@LGCarretero

Y el tiempo pasa. Tanto que ya hemos incorporado la crítica y sus nuevos agentes sociales a nuestras rutinas diarias. Sabemos qué es el 15-M, sabemos qué es la PAH y, también, sabemos que entre nuestras filas corren indignadas por cualquier motivo. Todos suelen ser de peso. Sabemos lo que pasó en mayo de 2011 y en lo que ha ido evolucionando, aunque lo compartamos o no.

España vive en incertidumbre continua, ya sea la España de derechas, la de izquierdas, la harta o la desubicada. Todos esperamos atentos el qué pasará. El si servirá de algo tanta desobediencia aunque en muchos casos nos hemos aferrado de nuevo a la indignación en familia, a la desesperación compartida. Porque las penas con pan son menos penas.

Y precisamente eso, el pan, es la nueva forma de protesta de Jorge Arsuaga. De Jorge, de Alex y los demás. 

¿Quiénes son?

  • Se llama Jorge Arsuaga, tiene 25 años y es de Bilbao. Este ingeniero de caminos comenzó el sábado pasado una huelga de hambre y hasta que el gobierno dimita. Pese a que en los tiempos que corren, su situación económica se prodría calificar de buena y estable –su madre trabaja en el BBVA y su padre es jubilado– Jorge decidió hace una semana y un día comenzar su protesta: "La idea la tenía desde hace años. He ido a manifestaciones, he protestado, me he quejado, pero nada mejoraba, así que decidí una solución pacífica pero que tuviese cierta repercusión".
Pero lo que él no sabía es que no iba a estar solo. Tres mujeres de edad avanzada le cuidan y hacen de madres, el SAMUR le visita cada dos días y la policía compensiva –asegura– también se preocupa. 

  • Juan tiene 27 años y es de Ecuador. Su nombre no es real, prefiere utilizar un seudónimo, pero sus motivos sí que lo son. "Me motivó el llamamiento de Jorge y decidí unirme porque soy estudiante y estamos sufriendo un enorme varapalo en las tasas de las matrículas".
  • José Luis, logroñés de 50 años. Cuando Jorge empezó a viralizar su huelga a través de Youtube decidió prescindir de alguna comida y finalmente se instaló en Sol donde estará hasta el miércoles, el día de su cumpleaños.
  •  Gisela lo hace por sus hijos. Informática de 45 años y en paro desde hace año y medio.
  • Juan Manuel, parado de 30 años. Lo hace por los españoles que se encuentran en situaciones nefastas, incluso peor que la suya. 
  • Alejandro:  "Hace medio año ya me planteé una medida así". Hace la huelga de hambre por propia voluntad, no por necesidad. Tiene 24 años.

¿Por qué lo hacen? #MotivosdeJorge #MotivosdeAlex #Motivosdetodxs 

 



Vuelta a las plazas. Al suelo gris de esta que tanto ha visto y al que tanto le queda por ver. Vuelta al Sol que nunca dejará de salir para los que creen que solo es el principio, "que vamos despacio porque vamos lejos". Para los inconformistas y las indignadas. Por cualquier motivo. Todos suelen ser de peso.




0 comentarios:

Publicar un comentario