25 de octubre de 2013

INMORTALIDAD EN LAS REDES SOCIALES

Clara I. Bozal/@ClaraBozal

Un circulito verde al lado de un nombre. No se necesita mucho más para saber que una persona está conectada en una red social. Ese pequeño punto verde invita a iniciar una parca comunicación a través de un teclado y una pantalla. Un diálogo que invariablemente suele comenzar con: “-¿Qué tal? –Bien. Y, ¿tú? – Bien”.

Sin embargo, muchas veces el saludo se queda sin respuesta. ¿Por qué? Pues bien, las redes sociales al igual que los seres humanos están repletas de fallos. La pequeña señal del color de la esperanza que anuncia que al otro lado de la pantalla hay alguien no acierta siempre. Los dispositivos móviles mantienen permanentemente conectados a algunos usuarios en páginas como Facebook si tienen descargada la aplicación. Por mucho que se desconecte siempre habrá algún momento en el que se reciba un mensaje por el chat.

Esta conexión permanente puede llegar a ser cruel. Yo me di cuenta hace unos días, cuando recibí una mala noticia, un conocido había fallecido. Empecé a rememorar momentos en los que habíamos coincidido y me di cuenta que podía ver alguno en fotografías de las redes sociales. Reactivé la cuenta de Tuenti y al poner el nombre de esta persona en el buscador me dio un vuelco el corazón. Ahí estaba, junto su apellido, el maldito redondel verde.

Parece una tontería, pero en ese momento no sabía qué pensar. La realidad se contradecía con la pantalla. Ese maldito redondel era del color de la esperanza, pero lo único que transmitía era una gran mentira. ¡Qué rabia! ¿Cómo pudo pasar? La única explicación que se me ocurrió en ese momento era que su teléfono móvil seguía encendido.

Días después su perfil no ha desaparecido de la red, al igual que el de multitud de usuarios. Las redes sociales cumplen la función de cementerio, pues no existe una legislación que obligue a las redes sociales a eliminar estas cuentas. Las peticiones de amistad y los mensajes siguen llegando a las cuentas de sus destinatarios incluso cuando estos han fallecido.

Tras este acontecimiento mi opinión acerca de las redes sociales ha cambiado. Estas plataformas no solo han contribuido a que los procesos de comunicación se hayan deteriorado a lo largo y ancho del mundo, sino que tampoco muestran un ápice de respeto por los que ya no están aquí.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Perdona , pero sí se pueden dar debaja en las redes sociales a las personas desaparecidas , y no es nada difícil lo debe hacer la familia.

Bizarre Enfant dijo...

Hombre, en parte así puedes ver sus fotos... es una forma de recordar a la persona.

Anónimo dijo...

Quizás la familia este fuera de de las redes ,pero has hecho una buena reflesión

Publicar un comentario