18 de octubre de 2013

LOS TIEMPOS ESTÁN CAMBIANDO

Enrique Zamorano/@EnriqueZamRod

Las cosas están cambiando. El aire huele de distinta forma, ya no respiramos como cuando éramos niños. Los proyectos se difuminan y eso es porque cada vez estamos más cerca de conseguirlos. El miedo al futuro en una generación anclada en la televisión es notorio. Salimos al mundo real sin previo aviso. No somos superhéroes ni nada por el estilo, pero somos algo más, somos humanos con cabezas pensantes, hijos del cambio.



Porque las cosas están cambiando. España nunca se vio en tal encrucijada en todos los sentidos: económica, territorial, política. La Unión Europea como unidad económica por su parte augura un futuro extraño y ambiguo. EEUU sigue apuntando su dedo hacia los países de Próximo Oriente, en lo que será el gran conflicto mundial del futuro: la carrera energética. Mientras, América Latina crece en pos del desarrollo económico y social.

Las cosas están cambiando. La clase media se difumina, el sistema fiscal en España cada vez tiene más los tintes del fraude que de la seriedad, la justicia y el derecho toman ahora las riendas contra los poderosos, los bancos cada vez reculan más ante el descontento popular, el pueblo nunca será el de antes.

Las cosas están cambiando. La Sociedad de la Información urge el cambio, las masas desinformadas cada vez están más al ojo, los sacrificios ciudadanos por el cambio cada vez son más fuertes: hay cohesión cívica frente al poder establecido. La época de delegar las libertades individuales en el político cada vez sufre más dudas. En lugar de ello, la gente se reúne, tanto en los foros virtuales como en las cafeterías y bares, hay más asambleas y conciencia ciudadana.

Las cosas están cambiando. El periodismo, como garante de la democracia, después de pasar por la UVI es el primero en sumarse al cambio. Los medios de masa que antes dirigían la opinión pública cada vez son más descreídos por parte del público. Se apuesta por la información libre y veraz en las escuelas de periodismo, alejada de todo concepto económico o manipulación. El compromiso con la verdad y el cambio se muestra cada vez con mayor necesidad por parte de los profesionales de la información. Un nuevo periodismo está surgiendo en las redes. Un periodismo que da voz a los que no la tienen e informa sin condiciones. 

Las cosas están cambiando. La música está cambiando. Los libros y la escritura están cambiando. El arte, en general, está cambiando. La última revolución industrial propiciada por la aparición de Internet consigue un arte “plural y de masas”. En el futuro ya no habrá más Cervantes ni Shakespeares. Habrá más Lolas, más Alfonsos, más gente normal apostando por la lírica.

Las cosas están cambiando. El esfuerzo es vital para que el cambio llegue. Hay que apostar por la gente, por el ciudadano, por los derechos sociales, por la justicia y por la información libre. Hay que apostar por el cambio. Los bancos y el sistema económico no han podido aún con nosotros ni podrán. El cambio está por llegar y tenemos que estar preparados. Y si ellos no solucionan nada, nosotros haremos algo por evitarlo, basándonos en los principios de solidaridad y empatía, enarbolando la bandera de la  resistencia pacífica.




Las cosas están cambiando y tenemos que estar preparados. ¿Lo estamos?

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con tus palabras, se nota algo en el ambiente, creo que hemos tocado fondo y ahora solo nos queda salir a respirar, y si algún obstáculo nos lo impide, tenemos que unirnos para apartarlo, porque entre todos y con los medios actuales, ahora sí, podemos cambiar las cosas. Fantástico artículo.

Publicar un comentario