31 de octubre de 2013

NUNCA ES MOMENTO PARA LA MEMORIA HISTÓRICA

Elena G. Castañón/@Helen8392

Si hay un tema recurrente en la sociedad española, cuyo debate no tiene visos de finalizar nunca es la cuestión de la Memoria Histórica. Los hay que la consideran necesaria para pasar página y hacer justicia de una vez por todas y los hay que la estiman totalmente prescindible esgrimiendo argumentos que suelen sonar a excusa. Otros, en cambio, se mantienen al margen del asunto, porque la ignorancia siempre resulta más tentadora que abrir los ojos al pasado, al presente y al futuro.

Viñeta: Manel Fontdevila

El Partido Socialista presentó este martes en el Congreso una proposición no de ley pidiendo la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, redactada por el diputado guipuzcoano Odón Elorza. La cuestión sobre el uso y conservación de este conjunto monumental no resulta algo novedoso ya que, tras la aprobación de la Ley de Memoria Histórica en 2007, se han llevado a cabo varios intentos de llegar a un acuerdo sobre la misma, todos ellos infructuosos. Según esta ley, el objetivo principal recaía en la conversión del Valle de los Caídos en un lugar de culto y cementerio público en el que honrar a todas las víctimas de la Guerra Civil, sin distinción de bandos o de cualquier otro tipo.

Con la reciente proposición del Grupo Socialista queda vigente una vez más la incoherencia que supone ensalzar la figura de un dictador en un país que presume de democrático. El monumento a Franco destaca majestuosamente sobre los restos de 33.847 combatientes de la guerra (del bando republicano y del bando nacional), que se encuentran en un estado indigno, repartidos en las ocho criptas existentes. Partiendo de este dato, la pretensión de lograr la conciliación tras la Guerra Civil, así como el mínimo de respeto y honra a las víctimas queda bastante alejada de la realidad.

Imagen: www.republica.com

Sin embargo, la propuesta del PSOE llega tarde y a destiempo, interpretada por la mayoría como una maniobra de distracción del deterioro interno del partido, a modo de contraataque al Partido Popular. Los últimos cartuchos de la oposición para lograr una remontada en las encuestas y seguir aumentando sus posibilidades de victoria en las próximas elecciones generales. Por otra parte, el Gobierno intenta echar balones fuera en lo que respecta a la Memoria Histórica, alegando la necesidad de preocuparse de otros asuntos más importantes y más inmediatos que afectan actualmente al país. La crisis como excusa nuevamente.

El caso es que nunca escasean los pretextos para dejar pasar todo aquello que tenga que ver con el episodio más turbulento de la historia reciente de España. La justicia, como de costumbre en nuestro país, puede esperar.

0 comentarios:

Publicar un comentario