27 de octubre de 2013

"UN CORTOMETRAJE ES COMO UNA ONG"

Bizarre Journaliste/LestrangeEnfant

Herminio Cardiel es un director de cine, más concretamente director de cortos, de Valladolid, que estudió Estudia Audiovisual Comunication en la Universidad de Wales, especializándose en narrativa audiovisual. Ha trabajado en numerosos talleres de cine, cortos, largos, spots videoclips y TV. Sus cortos han tenido éxito en festivales de cine tanto nacionales como internacionales. Algunos de ellos son Noches, Splash y Nada.

En la recién cerrada edición de la Semana Internacional de Cine ha presentado su último trabajo: El lado frío de la almohada, un cortometraje protagonizado por Antonio Velázquez e Irene Visedo.



El lado frio de la almohada se ha proyectado, en la Seminci, aquí en tu ciudad. ¿Cómo lo ves? ¿Cómo esperas el recibimiento de los tuyos?

Bueno, uno nunca lo sabe, ¿no? Sí que ha habido cierta gente, sobre todo cercanos a mí, que lo han visto y les ha gustado y eso. Mucha gente tiene expectativas. Están todos ansiando verlo, sobre todo en pantalla grande, porque no han tenido oportunidad de verlo porque si lo han visto ha sido en dvd porque se lo he pasado en plan “mira, este es el cortito que he hecho”

¿Cómo esperabas el estreno aquí?

Bueno, no diría nervios aunque ya sabes que en Valladolid tenemos un… sentido del humor diferente ¿no? Y, a veces, en Valladolid, dices ¿gustará, no gustará? A lo mejor, en el resto del Mundo ha gustado mucho y en Valladolid, no.

Este corto es el más largo que has hecho hasta ahora y también el más exitoso

Y el que más presupuesto ha costado.

¿Dirías que es tu favorito?

No… Siempre  me lo dicen, ¿cuál es tu favorito? Yo creo que todos, esto es como un padre que tiene niños, cada uno tiene sus cosas. Los primeros son guays por eso, porque son los primeros; por el carácter romanticista. El último es el que sale mejor, con el que más satisfecho estás porque has podido hacer más cosas… o no ¿sabes? O dices, bueno es mi último corto, vale. Algunos dices pues mira este le presenté en San Diego ay, si es que tiene también una chispa. Cada cosa es muy diferente,  cada corto.

Es muy fácil identificarse con los personajes de tus cortos porque son bastante cercanos. ¿Tú te identificas con ellos, te inspiras en ti mismo a la hora de crearlos?

Hay una máxima que dice “escribe de lo que conoces” y no hay mejor persona que se conozca a sí mismo que yo mismo ¿no? Yo a veces escribo de muchas de mis experiencias, de muchos de mis momentos, de mis recuerdos o vivencias con otros amigos también o con otra gente.

A mí me gusta mucho observar. Yo me planto esperando el tren o esperando el avión en el aeropuerto  y, de repente, veo una situación y me quedo observándola y a partir de eso me viene una idea y escribo. Escribo, más o menos, del entorno que conozco. Siempre luego lo visto un poco de mi estilo personal y tal pero la base siempre son historias que conozco.




Y en este caso… ¿en El lado frio de la almohada?

Yo creo que es un corto muy empático, ¿no? Todo el mundo ha vivido una situación parecida. Todo el mundo se ha sentido así alguna vez y me gusta ver el experimento porque se lo muestro a gente diferente, y me gusta preguntarles ¿habéis vivido alguna situación parecida? y siempre me dicen que sí. Y es lo que me gusta, es  un corto muy universal. Que seas de aquí, seas de África, seas de Estados Unidos, siempre como que… esa sensación la has tenido.

Has tenido muy buena acogida tanto en festivales españoles como extranjeros ¿Por qué crees que gustas tanto, es por las emociones que transmites?

Sí, yo creo que un poco es eso. O sea, lo que decíamos antes, que es un poco el sentimiento universal el que traslada, el que transmite. Creo que es eso. También, la sencillez de los actores. No son papeles fáciles, son todo el rato ellos, es un corto de actuación y ellos lo hacen sencillo cuando no lo es. Eso también le da un punto que gusta mucho a la gente y que consigue una complicidad entre ellos que muchos cortos a lo mejor no tienen.

Estás pensando en el largometraje ¿cómo va el proyecto?

Bueno, te puedo contar poquito porque así se puede contar solo, un poquito. Va a ser una historia larga, un poco al uso de mi estilo, historias normales pero con un truquito diferenciador que puede ser sorprendente.
Sobre todo va a ser una peli, como ya se ha visto mucho en mis cortos también, mucho de actores, de dirigir actores. Vas a decir “vale, es una peli de Herminio Cardiel” La gente irá a verlo y dirá “Si que se parece a…” porque, quieras que no, es un estilo en el que yo me veo ya a gusto, contento con él.

La situación del cine español ahora mismo está complicada pero ¿tú qué opinas de la situación de los cortos  españoles?

Bueno, complicada no, jodida. Está muy jodida. Los cortos… pues es que ha pasado una cosa muy extraña con los cortos. Se han dejado de hacer cortos tan, tan de presupuesto grande y han pasado a ser un poco más de low cost, más como se empezó a hacer antes, no, hace años.
Ahora ha habido un proceso que se llama la democratización del cine: cada uno se puede comprar una camarita de estas de mil, dos mil euros, y ya te da más o menos una cierta calidad que antes con una cámara de vídeo no te la daba, tenemos herramientas de montaje, de edición, más a mano que las de antes: cualquiera ahora con un poco de visión y tal se saca un cortometraje. Entonces, los cortometrajes de este estilo se han multiplicado, se han disparado.
Luego, los cortometrajes de presupuesto han bajado un poco. Esos cortometrajes bebían de las subvenciones y las subvenciones han desaparecido. Hay cuatro subvenciones y se las llevan o los cuatro de siempre o los cuatro que son buenos. A lo mejor hay tres de siempre y uno bueno que se lo merece de verdad pero que se jodan, macho, que siempre tenga yo hecho, hecho y nunca me toque nada y me toca rascarme el bolsillo y de ingenio.



Entonces está difícil por el tema del dinero

Claro, date cuenta que esto es un dinero, entre comillas, a fondo perdido. Porque ¿los cortos cómo sobreviven? ¿En festivales? Y como mucho, a lo mejor, en cadenas de televisión o en el circuito de internet. Y ahí, ya te digo yo que mucho dinero no sacan. No es como las películas que a poco que sacas un dvd o en taquilla funcionan o no pero bueno, tienen más recorrido o más sitios para funcionar. Los cortos, estamos ahí. Siempre ha sido el hermano pequeño de las pelis ¿cómo rentabilizo un corto? es que es prácticamente imposible.
Mira,  otras veces lo he dicho, que un corto es como una ong. Tú das, das, das y no esperas nada a cambio. Que luego funciona y por lo menos recuperas un poco o dices, bueno consigo algo de dinero para hacer otro pues de puta madre porque puedo seguir haciendo esto. Si no, te tendrás que plantear historias low cost o algo.

¿Qué tienen para ti los cortos, aparte de la duración, que no tengan los largos?

Pues que sirven un poco para desengrasar, yo creo. Sería la misma pregunta que “¿qué tienen los relatos cortos o la poesía o los cuentos que no tienen las novelas?” A lo mejor estás en un momento que no te apetece tragarte una peli larga, o no tienes tiempo o no estás de ánimo, te enchufas un corto de tres minutos y dices ah, pues mira, me ha alegrado o me ha dejado peor pero por lo menos me ha sugerido algo, rápido, pero ahí está.
El mismo sentimiento que te podía haber dejado una película te lo ha dejado un corto pero en menos tiempo. Y los cortos, quieras que no, nosotros los utilizamos para aprender. Luego harás una peli y aprenderás tres veces más, pero es una escuela.

Volviendo a la Seminci: ¿Algún título que te haya llamado la atención, que tengas ganas de ver?

Sí, la de Yôji Yamada, el director japonés, la película se llama Una familia de Tokio y me parece muy interesante. También he visto otras… la de Tabernero, Presentimientos. Me ha llamado la atención porque claro, son actores españoles también. Está Eduardo Noriega, Marta Etura y claro a mí me encanta Noriega y me encanta Etura. Entonces quería ir a verla también por eso.
Luego en Spanish Cinema hay películas de amigos como Casting de Jorge Naranjo, que se la recomiendo a todo el mundo porque es un peliculón y en el pasado festival de Málaga pasó una cosa con esta película que hacía mucho que no pasaba: premiaron a todo el elenco de actores y actrices como mejores actores de reparto. A todos. Nunca se ha hecho eso.

Y ya para terminar: ¿algún cortometraje que te guste y que recomiendes?

Muchísimos. Pero yo recuerdo varios. El primero que yo vi, o que creo recordar vi, fue Mirindas asesinas de Alex de la Iglesia. Para mi es uno de los mejores cortos, está en mi top ten. Luego tenemos el corto de un vallisoletano que posiblemente sea el corto mejor rodado, o mejor corto de toda la historia, que es Laberinto de Simón de Iván-Sainz Pardo. Y no es porque sea de aquí, sino porque ese corto lo tiene todo, solo le faltó el Óscar.
Y de fuera, hay uno de Martin Scorsese,  el primer corto, que es un tío afeitándose y es brutal. Solo es un tío afeitándose y cortándose pero los sentimientos que te genera en ese poco tiempo... Claro que es Martin Scorsese. Luego está 7:35 de la mañana, que es una gamberrada pero que me gusta mucho y también Los gritones de Roberto Pérez Toledo: son un chico y una chica que están en un sitio alto y empiezan a gritar. En tres minutos te cuenta una historia de desamor con gritos.
 Y es que, bueno, habrá mil cortos que me gusten. Pero me suelen gustar sobre todo españoles. Más que nada porque tenemos cortometrajistas muy buenos. Y que si en algún momento pudieran llegar a películas, harían películas geniales.

0 comentarios:

Publicar un comentario