22 de noviembre de 2013

CONSECUENCIAS DE LA BUROCRACIA EN LA UNIVERSIDAD

Clara I. Bozal/@ClaraBozal 

El proceso de selección de los profesores adjuntos de la universidad es sencillo. Se saca a concurso la oferta, los interesados mandan sus currículum y se les asigna puntos según la experiencia laboral que posean o si son o no doctores entre otros baremos. El que más calificación obtiene se queda la plaza.


Puede haber casos en los que los candidatos estén desconformes con la decisión e impugnen la plaza. En esta situación, si ya ha comenzado a impartirse la asignatura se crea un vacío legal en el que nadie puede avanzar materia: el profesor que hasta este momento ocupaba el puesto no puede, y el que ha impugnado, tampoco porque a él no se le ha asignado la plaza. Resultado: los alumnos se quedan sin profesor hasta que se resuelva la plaza.

Esto es lo que ha ocurrido a principios de semana con un profesor que impartía dos asignaturas en el cuarto curso del Grado de Periodismo de la Universidad de Valladolid, periodismo deportivo y ética y deontología periodística. Hasta que se resuelva el conflicto administrativo los alumnos no tendrán quien avance en los contenidos de esas asignaturas, tasadas en 6 créditos cada una, que ya han sido comprometidos a la Universidad y no se devolverán.


Los afectados han decidido establecer una queja formal donde se refleje cómo este proceso afecta a su educación, y cómo sistemáticamente los estudiantes son la menor de las preocupaciones de la administración universitaria con designaciones de profesorado tardía o cambios durante el curso.

También han convocado una sentada el lunes 25 en el hall de la Facultad de Filosofía y Letras como forma de protesta. Allí harán público su manifiesto a la que invitan a participar a cualquier estudiante de la facultad, en especial de los matriculados en periodismo.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Dad las gracias a Salomé Berrocal que se afana en traer desde fuera a nuevos profesores cuando en Castilla y León tenemos profesionales más que de sobra para impartir las clases. Afortunadamente, ya se la está investigando en la Universidad por este motivo y pronto la darán la patada

Publicar un comentario