12 de noviembre de 2013

DOS PISTOLAS TIRAN MÁS QUE DOS CARRETAS


En aras de hacer referencia a la docilidad del hombre o al poder de persuasión de la mujer, reza así un viejo y sabio refrán español: tiran más dos tetas que dos carretas. Lejos de poner en duda la efectividad del mismo, en EEUU sigue encendido el eterno debate sobre la legalidad a portar armas de fuego y un reciente estudio ha determinado que hay más violencia armada en las películas clasificadas para menores de 13 años (PG-13) que las no recomendadas a menores de 17 años por contener material ‘’para adultos’’, es decir, carretas.

is.mtv.it (600×290)

Este estudio, realizado por la Universidad Estatal de Ohio en colaboración con la Annenberg Public Policy Center de Pennsylvania, ha revelado que películas como ‘’Ironman 3’’ o ‘’Skyfall’’ tienen suficiente o más material violento que las películas más taquilleras. Estos films dedicados a un público mucho más amplio disparan tres veces más que hace tres décadas, cuando no hacía falta ni un solo tiro para matar a un alien.

Lo curioso de todo esto es que la calificación PG-13 apareció en 1985 a raíz del excesivo ‘’gore’’ de películas como ‘’Indiana Jones y el templo maldito’’ o ‘’Gremlins’’. Desde entonces, todas las películas de superhéroes (y de acción en general) son aptas para todos los públicos mayores de 13 años. La clave está realmente en hacer films taquilleros aumentando público objetivo. Si cambias tetas por balas, la taquilla crece.

gremlin.jpeg (1022×576)



Este dato no sería noticia en las salas españolas, puesto que el control parental en el cine no va más allá de la recomendación. En los cines norteamericanos, sin embargo, el espectador ha de mostrar su identidad a la hora de comprar la entrada, por lo que el restringido control consigue evitar que los hormonados niños americanos infecten su pubertad en el cine con senos de mujer y palabrotas. 

El cine es un conducto esencial de la moda y, gracias a este tipo de control, los chavales entienden que sus mayores son gente honrada, educada y humilde que defiende su libertad a balazos cuando la ven amenazada. Sin embargo, ¿hasta qué punto un chaval de ‘’madurez precoz’’ entiende lo que un arma significa? A la hora de defender una libertad que cree genuina, teme compartirla, y prefiere imitar a sus héroes del celuloide apretando un gatillo que haciendo el amor. 

0 comentarios:

Publicar un comentario