8 de noviembre de 2013

EL ORGULLO DE ESPAÑA Y LOS RECORTES

Clara I. Bozal/@ClaraBozal

La sanidad española siempre ha destacado como una de las más eficientes, así lo confirmó hace poco la compañía estadounidense Bloomberg. El presidente del país más importante del mundo, Barack Obama, también se fijó en el sistema sanitario español para llevar a cabo su reforma sanitaria. Llegó incluso a contratar a Rafael Bengoa, del gobierno de Patxi López para que le aconsejara en su intento de reformar la sanidad en Estados Unidos.


Sin embargo, en algún momento el rumbo de este servicio público se truncó gracias a los recortes a los que estamos tan acostumbrados últimamente. Uno de los sectores de la medicina que más a sufrido estos últimos años ha sido el farmacéutico, con impagos que se acumulan mes a mes. En La Rioja, Valencia o Cataluña los farmacéuticos ya saben lo es auto-abastecer sus farmacias para poder seguir ofreciendo medicamentos a sus clientes.

Los gerentes de las farmacias "han dejado de comprar los medicamentos caros porque no recuperan la inversión", explica un farmacéutico riojano. "El problema ya no es que a estas empresas les deba miles de euros el Gobierno, el problema es que por evitar el cierre están poniendo el dinero de sus propios bolsillo", añade.

La última Comunidad en notar los efectos de los impagos generalizados es Cataluña, cuyas deudas han alcanzado los 416 millones de euros, en cuatro meses. Para luchar contra la pasividad del Gobierno ayer se manifestaron cerca de un millar de trabajadores en la Ciudad Condal. El amplio seguimiento de la convocatoria mostró una vez más el cansancio de los ciudadanos causado por los recortes en los servicios básicos.

0 comentarios:

Publicar un comentario