10 de noviembre de 2013

LA BAJADA DEL "PRECIO DEL DINERO"

Juan Carlos Castro/@JimmyTurunen

La noticia ha saltado, el Banco Central Europeo (BCE) ha decidido bajar los tipos de interés, una decisión que los expertos en economía veían difícil que se propusiera debido al riesgo de que se caiga en la deflación.

Draghi en el Foro Económico Mundial de 2012

En un lenguaje más asequible lo que acaba de hacer el BCE es bajar “el precio del dinero” un 25%. El interés, prohibido en la Edad Media, a través de interpretaciones como la de Tomás de Aquino, acabó derivando en la usura y no fue hasta el Renacimiento cuando se estableció que era la justa compensación de una persona que ha dejado a otro un dinero para que este se beneficie. A través del tiempo y hasta la actualidad la variable ha ido evolucionando reflejando en su valor las leyes de oferta y demanda, así como las situaciones de los mercados en los que se produce el crédito.

Bajar los tipos de interés es bajar el “precio del dinero” porque lo que se hace es abaratar el precio de los préstamos y créditos (acción en la que se comercia únicamente con monedas). De esta forma la disminución de los tipos de interés de un 50% a un 25% ha tenido ya sus primeras consecuencias y es que el euro ha reducido su valor respecto a el dólar.

Históricamente una bajada de tipos de interés beneficia el movimiento de dinero y tal y como ha anunciado el BCE, se aprovechará la caída del euro y hasta el verano de 2015 los bancos gozarán de de toda la liquidez (dinero físico) que necesiten. Punto por el que se deduce una de las consecuencias  de esta nueva medida de la UE.

La bajada de tipos afecta a nivel macroeconómico a los préstamos del Banco Central de cada país a otros bancos. Pero a la vez esta se utiliza como parámetro junto a las condiciones del mercado para fijar el precio del resto de préstamos.  La liquidez de la que gozarán los bancos europeos, en teoría debe producir un abaratamiento del coste de esta actividad.

Sede del BCE
A la vez, la caída del valor del euro respecto al dólar, ayuda a que las exportaciones se vean beneficiadas, en detrimento de las importaciones, ya que comprar tasados en euros será más barato, justo después de anunciarse la medida el valor de la moneda cayó tres centavos. La pujanza del euro cuyo valor se estaba acercando a los 1,4$ ha producido estragos en Alemania, cuya potente economía se había fijado en las ventas al extranjero para suplir la maltrecha actividad económica interna lastrada por la precariedad laboral. España ha basado su modelo, también en las exportaciones y si los datos que adelantó el INE a principios de noviembre ya eran en este campo positivos, de esta forma las expectativas crecerán aún más.

Todo bastante positivo en general salvo por un problema que generó la discordia en la pasada reunión tal y como expresó Mario Draghi, la deflación. A la bajada de los tipos de interés, según pronostica el BCE, la seguirá un prolongado periodo de inflación muy baja, ya que el valor del dinero ha disminuido y la recuperación del Consumo Interno en numerosos países de la UE se antoja muy lejana, aunque habrá un aumento de créditos y préstamos a las familias y, sobre todo, las empresas.

Vistas las repercusiones básicas, se podría decir que las tasas de interés altas se corresponden a tiempos en los que el ahorro es la actividad dominante; las bajas suponen un incentivo para que el efectivo fluya con rapidez en los países, el problema es que las consecuencias de un decisión de este tipo tienen mucha importancia a nivel macroeconómico y si los comportamientos de la población no se corresponden se puede caer en la deflación, es imposible que no se hagan comparaciones con la crisis que ha asolado Japón desde los 90.

¿Están los deberes hechos o habría sido mejor esperar un poco más tal y como opinaban algunos directivos del BCE? Los mercados de momento han respondido bien a la medida, pero parafraseando a Draghi: “Hacen lo que quieren”.

1 comentarios:

Alessandro dijo...

Cuidado con los lapsus, ahora comprar con euros será más CARO, por eso cae el poder frente al dólar.

Publicar un comentario