4 de noviembre de 2013

"PALENCIANOS" VS. ZOMBIE KIDS

Javier Burón / @buronejo

"Que os jodan palencianos". Un tweet fantasma, desaparecido, que nadie ha visto, más allá de una captura de pantalla que ha volado por la red. Este supuesto tweet, atribuido a los DJs y productores The Zombie Kids ha sido lo más comentado en twitter en Palencia durante el puente de los Santos.

El tema es que los Zombie Kids tenían programado un concierto el viernes 1 en la sala Golden de Palencia, a 15 y 18 euros. De malas maneras, sin muchas más explicaciones que la falta de medios técnicos necesarios para llevar a cabo el espectáculo, se anunció que el concierto se suspendía. La sala echó las culpas al grupo, el grupo a la sala, pero nadie entró mucho al trapo.


Bien, horas después se empezó a retuitear la captura de pantalla del "Que os jodan palencianos" que supuestamente habían publicado y borrado casi inmediatamente. Además de no tocar, los Zombie Kids estaban faltando al respeto a todos los que habían comprado la entrada, que se habían desplazado, que habían hecho planes, o cualquier cosa, y además se lucían insultando a toda la población de esta provincia española, llamándolos "palencianos" en lugar del correcto "palentinos". Obviamente, no a mucho tardar se les empezó a atacar en las redes sociales, como respuesta, llamándoles de todo, casi llamando al boicot de su música y sus actuaciones, y amenazándoles con no volver a Palencia.

Todo el mundo ha escuchado la historia, pero nadie ha visto el tweet. No está. Es posible que lo escribieran por el enfado, o estaban borrachos, o por cualquier cosa, y que luego lo borraran, es posible. Ellos lo negaron en seguida y pocas horas después subían la misma captura de pantalla, pero señalaban la hora de envío del supuesto tweet. Según la imagen, ellos lo habían escrito a las 8 de la tarde del día 1, cuando por aquel entonces ni siquiera sabían que iban a tener que cancelar el concierto. Evidentemente, había sido un fake.

Algún espabilado encontró la ocasión perfecta para hacer leña del árbol caído y poner en su boca unas palabras para hacer que en Palencia hayan perdido toda la reputación que habían logrado. Eso sí, de igual manera que la gente difundió el "Que os jodan palencianos", nadie rectificó cuando se vio que se trataba de una trampa que les habían tendido. La gente solo difundió la noticia negativa, la que nos insultaba. Nadie pide disculpas a estas personas, nadie rectifica las falsas informaciones, y hasta ni se enteran de que todo era falso; simplemente se deja la información y se olvida.



Destruir es muy fácil. Los medios tradicionales han crucificado a personas cargándose la presunción de inocencia de gente que luego no ha conseguido quitarse el sanbenito de asesino, ladrón, pederasta, que difundieron. Sin embargo, aquí, en teoría, hay responsabilidades: el medio y el periodista se llevan las culpas y tiene el deber de rectificar en igual extensión e importancia al error. Esto no devuelve al afectado su reputación anterior, pero al menos se paga algo por el pecado.

Sin embargo, en la red se ataca gratuitamente. Estamos ante la eterna carga que lastra Internet. La libertad total y absoluta para difundir información y datos a todo el mundo, sean ciertos o no, lleva a situaciones en las que se despotrica de forma injusta contra las personas. Nadie es responsable de nada en Internet. Ese escudo del anonimato crea bulos o rumores de origen desconocido que llegan más rápido y más lejos que nunca. Simplemente son cosas que se cuenta la gente boca a boca, como se ha hecho toda la vida, pero llegando a millones de personas. Y esto va desde asuntos un poco anecdóticos como este, hasta personas acosadas que realmente se ven atrapadas en un mundo virtual, que ni siquiera existe, que no te pega, no te muerde, pero que se ha convertido en una especie de vida paralela donde estamos todos, donde todo vale, donde hay que ser el mejor y con la facilidad que subes, bajas.

Poner un filtro de información es malo, censura. No ponerlo, peligroso por lo gratuito de la difamación y la evasión de responsabilidades. Encontrar el equilibrio, como siempre, será lo utópico hasta tener una sociedad consciente y concienciada con la difusión de datos, algo que se antoja imposible, pues el hombre es un animal rumoreador, y seguiremos viendo "que os jodan palencianos" mientras siga habiendo libertad.

0 comentarios:

Publicar un comentario