23 de noviembre de 2013

¿PUEDE FRANCIA VOLVER A HUNDIR EUROPA?

Juan Carlos Castro/ @JimmyTurunen

Sí, españoles, todo parece apuntar a que hemos salido de la crisis, la bolsa ha caido esta semana , pero todo se explica porque después de la subida de los últimos meses los inversores tenían que sacar algo de rentabilidad a corto plazo. Calma y alegría de forma que este viernes en la reunión del eurogrupo, pese a que se ha indicado que aún faltan medidas por aplicar en algunos países como España, gobernaba el optimismo.



Sin embargo, los mercados son como la fiera que no se sabe cuándo esta dormida y cuándo está despierta. Del optimismo al pesimismo más trágico se puede pasar por un simple dato o factor, que para más inri, no hace falta que esté confirmado.  Las miradas con interrogantes nunca desaparecerán y aunque apunten a Europa, ahora, se mira con mayor preocupación a Francia que a España.

El Índice que Gestores de Compras, PMI por sus siglas en inglés, ha desvelado algunos datos que podrían indicar que Francia está cerca de recaer en la recesión. El PMI es un estudio que elabora la empresa  Markit Economics y que es un fiel reflejo de la economía a pie de calle con publicación mensual, aunque no se base en cifras concretas, sino en los porcentajes de crecimiento. Para ello la empresa remite encuestas a profesionales de compras y empresarios de todos los sectores, preguntándoles por la producción, los nuevos pedidos, la ocupación, los stocks o los pagos a proveedores.

Para que las empresas respondan a estas preguntas, después de contar con asociaciones locales en cada país, Markit Economics elabora un cuestionario en el que en vez de preguntar por datos exactos, la información requerida se debe contestar mediante porcentajes respecto al mes anterior.  De los índices extraídos de este estudio se podría decir que si se superan los 50 puntos la economía de ese país estaría creciendo, sin embargo si los resultados se encuentran por debajo de esta cifra la economía estaría contrayéndose, pudiéndose averiguar una recesión por debajo del 42.



En el último informe publicado, pese a que se muestre que Europa sigue con una relativa expansión, 51,5% –dato que muestra una mejoría respecto al pasado mes (50,9%)– Francia muestra alarmantes resultados que se traducen en un 48,5%, dos puntos menos de lo que obtuvieron los galos el mes pasado. Aún lejos de los temidos 42 puntos, al PMI hay que sumar los informes del Instituto Nacional de Estadística francés (INSEE) en los que se muestra una caída del 0,1% del PIB en el tercer trimestre del año, por un notable descenso de las exportaciones.

Francia no es el único malo de la película, en los mercados, cualquiera puede jugar ese rol, incluso, la todo poderosa Alemania, locomotora de Europa y recientemente sancionada desde la UE y denunciada por numerosos economistas estadounidenses por vender deflación (bajada generalizada y prolongada de los precios). Pese a que las críticas al país que dirige Angela Merkel (CDU) desde este verano no han sido consideradas por el Ejecutivo, ahora el gobierno más fuerte de Europa ha tenido que ceder, influenciado, también por los socialdemócratas (SPD) que permiten gobernar en mayoría a la canciller y que presentaron en su programa electoral el establecimiento de un sueldo mínimo generalizado, contrario a las políticas de la CDU.

De momento en este aspecto sólo se ha dado vía verde a las negociaciones, el SPD proponía 8,5€/hora como la justa medida, algo que el CDU intentará rebajar para que la ley no dañe en excesivo al empleo alemán caracterizado por una fuerte precariedad laboral (20%).

Sin lugar a dudas la bajada de los tipos de interés del BCE empieza a causar los primeros estragos de índole política. Mientras, desde Europa, se intenta facilitar liquidez a los bancos, ahora se plantea bajar la tasa de depósito de los bancos –remuneración que el BCE ofrece a los bancos por depositar parte de sus excedentes en él– para facilitar de esta forma que el efectivo llegue a la calle y se diversifique la actividad económica. Necesidad primordial que si no se cumple nos condenaría a una situación aún peor. Es ahora cuando parece que la crisis de la demanda empieza a preocupar de verdad a los que mueven los hilos de la economía europea.

0 comentarios:

Publicar un comentario