6 de noviembre de 2013

TRAICIÓN ERASMUS

Alejandro Andrés/@AlexRubio92

Juan Carlos Castro / @JimmyTurunen


Es el año 2004. En pleno apogeo de la economía española y europea en el teatro Campoamor de Oviedo el Príncipe Felipe entrega el Premio Príncipe de Asturias al Programa Erasmus. Todo es alegría en el país de la golosina y la más próspera unión de naciones.



No han pasado diez años desde aquella ocasión. Las abuelas aún presumen de sus nietos, que han hecho un año de carrera en Milán, Bolonia, Bruselas, París, Manchester o Lisboa. Sin embargo, tal y como en España se deteriora la educación, también se debilita ese programa; el mismo que nuestra Corona (representación per se del Estado) premió.

Uno de los programas más potentes de intercambio cultural de la historia de la Humanidad se ve limitado por los recortes del gobierno popular, que esta vez no sólo ha hecho lo que no había dicho. Esta ocasión, el ejecutivo que preside Mariano Rajoy había cancelado, con una posterior marcha atrás, una ayuda con la que ya contaban todos los estudiantes que se encuentran desde octubre estudiando en un país extranjero.



Promovido por Felipe González y Mitterand, entre tantos otros, el Programa Erasmus se trata de un intercambio de profesores y alumnos que cuenta con un amplio reconocimiento de la Unión Europea, ya que familiariza a los estudiantes (principales receptores) con otros países europeos. La expansión cultural de estudiantes de toda Europa que conocen lugares, costumbres y una vida que de otra forma no conocerían.

Porque ese es el programa al que Erasmo de Rotterdam (el nombre no se puso al tuntún) dio nombre y ahora el ministro Wert se atreve a atacar. O eso nos quieren hacer creer. Porque Educación decretó tal medida pero ha pasado una semana hasta que, según dice El País, los altos cargos del PP han presionado para que se rectifique. No sin antes soltar algunas palabras pequeñas palabras que les valdrán para la campaña de desprestigio de los Erasmus que iniciarán para el próximo curso. Miguel Ángel Rodríguez (MAR), del PP, insinuaba en OndaCero que, para él, casi 40.000 Erasmus son “demasiados”.

Aún así, la partida del ministerio dedicada a los Erasmus ha disminuido un 71% desde 2011. El número de estudiantes que hace el intercambio europeo ha crecido. Y con estos números, las cuentas salen fáciles: las becas que dan no te llegan ni para pipas.

El año pasado, por ejemplo, un estudiante de periodismo de la UVa, con los condicionantes económicos que encierra la situación actual de la clase media, durante los nueve meses que dura un curso completo en Lieja, matriculado de 60 créditos recibía sobre 1.700 euros (900 de la UE y 800 del Estado, ya que la Junta de Castilla y León no dio ninguna ayuda, a diferencia de otras comunidades autónomas) . Solo con la fianza (680 euros) y los tres primeros meses de alojamiento (340 euros al mes), en diciembre ya tenía agotada una ayuda que no se recibe íntegramente hasta junio.



Lo de este año ya era de traca. Si los 800 euros, del curso 2012-2013 eran insuficientes en la Lieja del año pasado, es mejor no imaginar cuan escasos serán los cero (0) que pretende el Ministerio de Educación dar a los estudiantes de la Lieja, Copenaghe, Maastricht, Colonia o Estocolmo del curso próximo. Porque la marcha atrás del Gobierno no incluye que no se vaya a hacer lo mismo para el calendario 2014-2015. La idea del ejecutivo de Rajoy, sin embargo, no sorprende. 40.000 Erasmus son "demasiados" ya que se pretende que solo vayan a estudiar fuera los que siempre han tenido recursos para ello.

José Manuel, al que por medios personales no le afecta la medida tan duramente como a otros, explicaba desde Florencia así la situación: “A mi compañero de piso, que es de medicina y el año pasado no pudo hacer todos los créditos sí que le afecta. No le dieron beca por lo que este año se está planteando volverse antes. Yo espero que no, porque además, nos dejaría vendidos al resto de compañeros del piso”.
Daniel, que este año ha podido estudiar en Gante, todavía estaba en la incertidumbre de qué iba a pasar: “Me coincide que justo me han dejado de pagar la beca del Ministerio el año pasado”, explica mientras “hace malabares para llegar a fin de mes”. Rubén, que está en Cracovia, valora los 900 euros que da Bruselas: “Es lo mínimo que se puede esperar del Ministerio de Educación”, bromea.

Remitente: Servicio de Relaciones Internacionales de la Universidad de Valladolid (UVa) 
Asunto: Fw: Ayuda complementaria del MEC a las Becas ERASMUS

Estimados/as becarios/as ERASMUS.
Por la presente os informo que con fecha 29 de octubre se ha publicado en el BOE la Orden por la que se establecen las bases reguladoras de la aportación complementaria del Estado a las universidades para los estudiantes con beca ERASMUS. En estas bases se establece que serán elegibles únicamente los estudiantes ERASMUS del curso 13/14 que hayan
sido beneficiarios de una beca de Régimen General. No contempla como beneficiarios al resto de los becarios ERASMUS, como lo hacía en años anteriores.
Ante esta situación, hemos dado traslado al Rector de la Universidadactualmente se están estudiando todas las acciones que se pueden realizar tanto a nivel de Universidad como a nivel de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas.
Nos ponemos a vuestra disposición para cualquier aclaración que necesiteis. En caso de que haya alguna novedad al respecto os informaremos inmediatamente.
(Mail enviado por la UVa a sus alumnos que se encuentran este año fuera de España con la beca ERASMUS) 

Casi 40.000 universitarios españoles realizan este año un premiado intercambio cultural. Los Erasmus, al contrario de lo que se piensa, no son una línea más en el currículum o una excusa para estar de fiesta durante todo un curso. Es una posibilidad, que intenta que los condicionantes económicos de los jóvenes no impidan que éstos dejen de conocer Europa y las grandezas de lo que nos une y nos separa.

Tal y como ha expresado hoy la Comisión Europea, de la Unión Europea también depende la ayuda, es ilógico que se quiera prohibir denegar una partida de dinero ya prometida. ¿Falta de compromiso, políticas de recorte en educación? Wert ha vuelto a cabrear a los estudiantes y aunque su partido responsabilice al Ministerio de Educación, no sabemos cuan implicados están ellos y desconocemos si la idea de los "demasiados erasmus" de Miguel Ángel Rodríguez la comparten otros miembros del partido que manda en el Gobierno.

José Manuel este año no solo conocerá Florencia, sino también aprenderá de los gustos de los italianos. Mientras, a Daniel le tocará lidiar con las preocupaciones que asolan a Gante y los separatismos flamencos en Bélgica. Rubén ya está descubriendo las penas que ha sufrido el pueblo polaco. Ir de Erasmus no es solo estudiar en una universidad extranjera: es comprender el modo de vida de otras nacionalidades europeas, una necesidad básica si queremos que el invento de Schuman progrese y no se quede estancado en una simple reducción de costes de aduanas.

1 comentarios:

J.B. dijo...

Es más, debería intentar hacerse que todo el mundo se fuera de erasmus para ampliar las fronteras y abrir la mente.

Publicar un comentario