20 de noviembre de 2013

UNA GAVIOTA EN EL PIRULÍ

Alejandro Andrés Pedrero / @alexrubio92

De un tiempo a esta parte, la televisión, género audiovisual por excelencia, ha dado un paso más allá y consigue transmitir olores a los televidentes: Sí, como lo leen: la televisión, y en concreto TVE, 60 años después  de su creación y 40 años más tarde de la llegada del color a la pequeña pantalla, el ente estatal ha logrado que todas esas familias que cada noche se sientan mirando hacia donde señalan los sofás puedan utilizar el sentido del olfato frente a la pequeña pantalla. Eso sí, los olores que de momento la cadena pública emite hay que mejorarlos mucho. Porque Televisión Española apesta.


Ya hace un par de años desde que Rajoy se llevase en unas elecciones democráticas una mayoría absoluta como nadie ha tenido. Me refiero a una mayoría absoluta en el Congreso, en el Senado y en las Cortes de muchas de las 17 Comunidades Autónomas incluyéndose casi todas las principales capitales de provincia. España era azul ese 20-N y la televisión que se quiere, a imagen y semejanza de la sociedad, lo sigue siendo.

Y desde entonces la televisión huele mal debido a la mierda que han vertido sobre ella. Cuando parecía que más o menos los periodistas de TVE tenían su libertad para acertarse o equivocarse –digamos, por ejemplo, la cobertura de los primeros días del 15M-, llegó Mariano y la jodió. El cambio del sistema de elección de los directivos del medio puso al ente público en una situación que no quiero comparar con la época de Urdaci. No sé si esto que se hace hoy en el Pirulí es mejor o peor que lo que sucedió en aquella negra época.
Mapa elecciones general de 2011- Wikimedia

El uso partidista que se hace de las cadenas es importante tanto en TVE como en La Sexta. Pero también es cierto que va mucho más allá en eso que el Wyoming llama TDT Party. Porque otra cosa que jode es que se comparen, desde polos opuestos, La Sexta con Intereconomía –más recientemente rebautizada como Inter- como si fuesen lo mismo. No señor, Intereconomía no es lo mismo que la Sexta. La Sexta puede tener un editorial de izquierdas, pero, periodísticamente hablando, no genera ni la mitad de burradas que los canales de la caverna mediática.

Pero volvamos al tema del canal más antiguo de España. La 1, en sus informativos, antes los más prestigiosos del país, parece promover que los televidentes cojan el mando para poner Saber y Ganar y así, al menos, aprender algo. O incluso esos programas del corazón disfrazados con un balón. Cualquier cosa es mejor que oír a la presentadora decir comunidad justo antes de la palabra Cataluña. Como si una parte de adoctrinamiento fuese lo que el guionista quiere del informativo.

A los que creáis que he sido injusto por valorar un informativo entero por una tontería como esa os pido que analicéis la noticia, del mismo lunes 18 de noviembre, del fin de la huelga de basuras de Madrid. Faltó poco para acabarla con un rótulo que dijese “en agradecimiento de Ana Botella”. Y eso la gente, día tras día, lo va notando. Y la audiencia se cansa. Porque el público no es tonto.


Redacción de Intereconomía / Wikipedia

Y, cuidado, no creo que esto se deba sólo al nuevo director del ente, Echenique. Para mí, una de las causas fundamentales de esta ideologización es el miedo que tienen los trabajadores a que se rescinda su contrato en la próxima remodelación del medio. Es la historia que se repite por todas las empresas de este país, ya sean periodísticas o no. Porque desde hace dos años, los trabajadores han perdido sus derechos. Unos derechos sin los cuales, pocos se pueden atrever a hacer periodismo.

2 comentarios:

Alessandro dijo...

Es gracioso leer este artículo, ya que hace unos años era el PP quien se quejaba de que la cadena era partidista. Está claro que una cadena que se paga con fondos públicos y que se puede controlar digamos facilmente, no va a morder la mano del que le da de comer...

Digamos que RTVE es como las cajas a los bancos. Los partidos están entre ellas y se aprovechan, hasta que se las cargan.

Pero sin duda lo más gracioso que leo es que "el púbico no es tonto"...

Alejandro Andrés Pedrero dijo...

Reconocerás que al menos antes el sistema era algo mejor para que no hubiese un uso partidista del medio...

Publicar un comentario