2 de noviembre de 2013

WILLKOMMEN IN SPANIEN

Juan Carlos Castro Simón/@JimmyTurunen

Todos estamos cansados de ver titulares como el de este artículo, pero las analogías son demasiadas para evitar las comparaciones, interpretaciones e incluso las teorías conspiratorias. Merkel está demasiado ocupada discutiendo con Obama sobre el espionaje como para gobernarnos a la vez, pero en el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha encontrado su más fiel aprendiz. Las exportaciones en España han aumentado en un 21% desde 2008 año en el que la crisis empezó a espolear España, este año, las ventas en el extranjero aumentaron un 6%.

Siguiendo las políticas fijadas por Angela Merkel y que con anterioridad sufrieron los alemanes, el logro del nuevo Ejecutivo ha sido un nuevo reapunte de la venta de bienes y servicios al extranjero que, tal y como aseguran desde el Banco de España, hace de contrapeso ante la caída del consumo interno.

Todo tiene un precio y un primer trimestre de crecimiento (0,1%) del PIB, tal y como anunció el INE, ha costado un nuevo descenso del Consumo Interno (lo que compran los españoles), que el Banco de España, cree que mejorará en el último trimestre del año, aunque aquí las predicciones contradicen a lo que señala Luis María Linde, director del organismo de datos estadísticos. En este caso destaca la medición del Instituto Flores de Lemus, de la Universidad Carlos III de Madrid, que asegura que el paro aumentará en España en lo que queda de año hasta alcanzar de nuevo el 26% (95.000 personas más).

Aumentar las exportaciones siempre ha sido una buena forma de superar una crisis, el problema es que la medida tradicional (devaluación de la moneda) con una divisa común a otros países de ha quedado desfasada. Como con anterioridad hizo el Gobierno de Merkel y cuyos pasos ha seguido este ejecutivo la solución ha sido devaluar el nivel de vida de la población del país. No olvidemos que aunque en Alemania los ingenieros estén de moda, los trabajos que no requieren una titulación superior han visto diezmadas sus condiciones hasta el punto que los germanos no se sorprenden cuando ven a una persona con dos trabajos mal pagados. 

Sin embargo, puede que las medidas del Gobierno no hayan sido el único desencadenante de este dato positivo y que tanto se aprecia en una situación como la acual. The Wall Street Journal, en su sección en español, publicó el uno de noviembre un artículo firmado por Matt Moffet en los que se ponía cara a los exportadores españoles. Ya que aunque las exportaciones hayan aumentado, tal y como indica el INE, se han producido ciertos cambios en la demanda de los productos españoles, entre los que destaca la pérdida de importancia de la UE.

“Vender zapatos en china, trajes a Hollywood o caviar en Rusia”, así empieza el artículo que Wall Street Journal dedica a nuestro país. En él aunque se avala la devaluación del trabajo que ha promovido el Gobierno de Mariano Rajoy, también se destaca la situación de las empresas forzadas a buscar nuevos mercados ante la dramática situación nacional, ese “exportar o morir” que Merkel utiliza de grito de guerra en sus reuniones con líderes europeos.

La idea es clara, vender productos fuera para traer dinero, poder pagar las deudas, a la vez que las factorías se fortalecen con la demanda externa, mucho más suculenta que la que puede ofrecer la debilitada clase media nacional, que poco a poco ellas irán recuperando con puestos de empleo. Un problema es clave en este sistema el paro tardará mucho en recuperarse. El porcentaje de empresas españolas que se nutre con las exportaciones es inferior al 5% y si nos fijamos solo en aquellas industrias que exporten con cierta regularidad los datos del INE son demoledores, un 1%, aunque las estadísticas muestren una cifra récord y el porcentaje de exportaciones respecto al PIB sea mayor que el Francia o Italia, seguimos estando por debajo de estos países.

La pequeña y mediana empresa, sin posibilidades de vender sus productos en el extranjero, no tiene un futuro muy halagüeño y sin ella, por más que inviertan Billes Gates, Carlos Slimes y demás peces gordos la situación interna no mejorará lo suficiente para decir con la boca grande que la crisis es historia, único indicativo de que esta vez los brotes verdes han madurado.



0 comentarios:

Publicar un comentario