8 de diciembre de 2013

AQUÍ NOS QUIEREN MÁS INVISIBLES

Hace algunas semanas, redacté en esta misma web un artículo sobre el borrador del anteproyecto de la Ley de Seguridad Ciudadana, un retorno a la invisibilidad que de Saint-Exupèry, porque en este caso, lo esencial no es invisible a los ojos. Varios días más tarde, tras varias matizaciones y con la modorra con la que colean los booms informativos cuando dejan de ser la noticia principal, esta ley ya forma parte de nuestra indignación diaria. 


Según el Ministerio de Interior "una ley imprescindible" que impide todas las conductas "antisociales", o más bien hace que los bolsillos de aquellos que condenan actos "antisociales" mediante conductas "antisociales", queden impunes.

Una ley que pese a "seguir los canónes de otras leyes similares en Europa" difiere en algunas ocasiones de lo que entienden nuestros aliados como seguridad ciudadana. Según esta ley, en España manifestarse sin permiso será castigado gubernativamente,  hecho que guarda gran similitud si lo comparamos a la ley de Reino Unido, donde los manifestantes podrán ser detenidos y multados. Ambas equidistan de nuestro ya, varias veces mencionado, ejemplo a seguir: en Alemania la ley permite las manifestaciones espontáneas.


Acudir encapuchado o con el rostro cubierto a una manifestación a partir de ahora también será sancionado en España, de la misma manera que en Alemania, Francia y Bélgica. En este caso, los británicos prefieren no sancionarlo directamente y que sea la policía quien obligue a destaparse. La unidad europea, tan difícil de conseguir en términos económicos, no encuentra desigualdades a la hora de sancionar el ataque a símbolos patrios –como la quema de banderas–. Estos caso serán sancionados con voz unánime.

El secuestro de tarjetas de cámaras, los objetivos de miles de euros comprados por freelances golpeados contra el suelo, e incluso el "dame tu movil ahora mismo" ya no será algo optativo y determinado por la suerte del que lo porta y la fuerza de la ley que tenga delante. Ahora, en España, queda terminantemente prohibido –si no quieres pagar una multa que te cueste lo mismo que el objetivo para el que has estado ahorrando– "gracias" a la Ley de Seguridad Ciudadana. En Reino Unido solo es sancionado en caso de que se utilicen esas imágenes para cometer un delito, en Alemania, su difusión es libre puesto que "no vulnera el derecho a la propia imagen". 


Y como los ya mencionados, una larga enumeración de casos en los que España vuelve a situarse a la cola, en este caso, en cuanto a derechos se refiere. Porque somos Europa, queremos ser Europa y seguir los designios de la potencia económica alemana. Una Alemania que tiene menos motivos para protestar pero que permite hacerlo con mayor libertad que España, donde la indignación es lo único que queda.

0 comentarios:

Publicar un comentario