31 de diciembre de 2013

HASTA NUNCA 2013

Berta Pontes / @BertaPontes

Este año 2013 que hoy concluye, solamente ha sido uno más en la historia de la profunda crisis económica que atravesamos. Aunque en relación a lo que ha pasado no ha sido un año más. Puede que sea porque acaba en 13, porque tocaba que pasaran cosas malas, o que continuaran pasando.

Una de las noticias que más han impactado en este año ha sido la de las filtraciones de información del sistema de espionaje, o vigilancia como ellos dicen, de la CIA por parte de uno de sus empleados, Edward Snowden. El hecho de que un norteamericano traicionara a su país ha sido una bomba, sucediéndose después el asombro de varios personajes públicos al conocerse que a ellos también se les había espiado desde América.
En cuanto a política, sociedad y justicia hemos visto que, casos como el de Asunta, el de Bretón o  el de Urdangarín nos sorprendían y conmovían. Los ministros Montoro y Wert se han lucido este año: han recortado por todos lados excepto por los que les conciernen a ellos y la educación y la sanidad se han llevado el bingo en cuanto a recortes. Los EREs de Andalucía y la derogación de la doctrina Parot nos han hecho salir a la calle a manifestarnos y a defender nuestros derechos. La salida de terroristas y violadores de las cárceles de nuestro país ha sido un golpe muy duro para sus víctimas.
El acontecimiento que ha conmovido a la sociedad y ha abierto la cremallera de la solidaridad de la gente ha sido el del tifón Haiyán que arrasó Filipinas el pasado 8 de noviembre y que afectó a más de 10 millones de personas. Se han hecho campañas de ayuda para enviar dinero y alimentos a los damnificados por la catástrofe. En verano, en pleno mes de julio, se produjo el accidente de tren más grave desde 1944 en nuestro país, siendo el primero mortal en una línea de alta velocidad. Este accidente se produjo por la excesiva velocidad que llevaba el tren al tomar una curva y se cobró la vida de 79 personas.
Los deportes han sido este año como todos los anteriores en España la distracción de la sociedad de los temas que ya estamos cansados de escuchar. Los millonarios y polémicos fichajes de fútbol han acompañado al sueño frustrado de celebrar los juegos olímpicos de 2020 en Madrid. Vettel ha vuelto a conseguir el título de campeón del mundo en fórmula 1 por cuarta vez y en tenis, Nadal ha resurgido de sus cenizas para volver a ser el número uno. La noticia que sorprendió al mundo del deporte fue el atentado de la maratón de Boston en abril de este año en el que muerieron tres personas. Además de esta tragedia, María de Villota falleció por las lesiones producidas en el accidente automovilístico que sufrió hace un año. Pero la mala noticia del accidente en la nieve de Schumacher que se conoció anteayer nos deja con mal cuerpo ante el nuevo año.
Además, 2013 ha sido el año en que por primera vez en la historia dos papas, Francisco y Benedicto XVI, han podido conocerse cara a cara y charlar durante un rato. El nuevo Papa ha revolucionado el mundo eclesiástico, no sólo por su procedencia latinoamericana sino por sus atrevidas reformas y sus acciones de apoyo a los más desfavorecidos. Este papa tiene futuro si no le ocurre lo que a Urbano VII o JuanPablo I que duraron muy poco.
En 2013 el carro de Manolo Escobar se perdió definitivamente, la película de Sara Montiel acabó, Hugo Chávez acabó bajo tierra, Mariví Bilbao se llevó su sonrisa y Nelson Mandela volvió a su pueblo natal para ser enterrado.  

Nos despedimos del 2013 brindando y comenzaremos el 2014 con resaca y empacho de polvorones: la forma típica española y a la que no renunciamos ni renunciaremos.

0 comentarios:

Publicar un comentario