17 de diciembre de 2013

LAS NIÑAS SOLO JUEGAN CON LAS BARBIES

Bizarre Journaliste/LestrangeEnfant

La Navidad ya está aquí y con ella sus protagonistas indiscutibles: los juguetes. ¿Cuáles son los más populares este año, los que más se piden los niños? Como siempre las muñecas (las monster high, sobre todo) para ellas; los muñecos de acción y los vehículos para ellos.  Los juguetes siguen diferenciándose  por el género para el cual van dirigidos. Según un estudio que ha analizado 595 anuncios de los tres últimos años, la publicidad  de juguetes sigue siendo sexista.
Imagen: quicheisinsane

Es lo mismo de siempre: los anuncios de los productos dirigidos a niñas tienen voz en off femenina, color predominante rosa y son protagonizados por niñas. Con los de los niños ocurre a la inversa, si bien no hay ningún color que predomine (aunque desde luego, mucho rosa no se ve). Se fomentan los estereotipos de género.

El problema ya no es tanto de los productos. Cada vez hay más oferta de juguetes para ambos sexos. La ingeniera Debbie Sterling ha ido aún más lejos y, para romper con el estereotipo de que las niñas solo juegan con muñecas, ha creado una línea de juguetes didácticos que las estimula para interesarse por la ciencia. El sexismo no está en los propios juguetes, sino en la forma en que se venden.



No es que la publicidad para adultos no sea sexista, lo es y de forma muy evidente, pero al menos los mayores son maduros emocionalmente (al menos en teoría) y son capaces de diferenciar un mensaje con fines comerciales de la realidad. Los menores, en cambio, son más manipulables y más sensibles a los mensajes publicitarios, que no solo tienen repercusión en las ventas sino también en la conducta social del receptor.

Ahora las empresas que comercializan con productos infantiles saben que están siendo continuamente vigiladas por asociaciones de protección a la infancia y esto se nota en las series de dibujos animados que de tan políticamente correctos y sensibles son hasta aburridos. 

Esto también ocurre en los anuncios de juguetes: se tiene especial cuidado en la formación del mensaje, para no darles expectativas falsas sobre el producto, no se les puede hacer un llamamiento directo para que compren el juguete o persuadan a sus padres a que lo compren, etc. Sin embargo, hay un apartado del Código de Autorregulación de la publicidad infantil de juguetes que se les ha pasado por alto:

Como regla general, los mensajes publicitarios de juguetes evitarán mostrar sesgos de género en la presentación que hacen de niños y niñas



Este discurso sobre los anuncios de juguetes va más allá de los años 90, poniéndonos de ejemplo anuncios de juguetes de entonces. Han pasado dos décadas desde aquello, estamos en una época de grandes avances en la “lucha por la igualdad de sexos” (o eso nos quieren vender)  y seguimos en las mismas.

 Precisamente si queremos acabar con el sexismo debemos empezar por educar en la igualdad a los más pequeños.  Claro que para enseñarles a ellos, primero tenemos que aprender nosotros.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mis reyes: en vez de barbie, era playmobil! :)

Bizarre Enfant dijo...

Los playmobil sí que son para todos: niños, niñas, padres, madres, abuelos...

Publicar un comentario