27 de diciembre de 2013

MERCADONA NO MOLA TANTO

Alejandro Andrés Pedrero / @alexrubio92

Una gran cantidad de productos, precios muy bajos en su marca blanca y una bonita publicidad del boca a boca hacen que Mercadona esté de moda. Ya sea por los cocos helados, o por su gama de cosmética, la cadena de supermercados valencianos está comiendo la tostada a los míticos Día, Carrefour o Eroski. Ahora, una negociación con los sindicatos UGT y CCOO propone que todos los trabajadores, desde el primer día que entran en la empresa, cobren más de 1.260 euros al mes y, así, Mercadona mola mucho más.

Y ahora, aquí, los que no compramos en esta cadena de supermercados parecemos tontos. Lo parecemos, pero no lo somos. Porque su jefe, Juan Roig, está presuntamente metido en uno de los más graves casos de corrupción de la democracia. Y es que su nombre está en los papeles de Bárcenas. Y no creo que haya muchos Juan Roig en España que puedan donar al PP unas cuantas decenas de miles de euros. Tan malo es el corrupto como el presunto corruptor.


Porque Mercadona es esa empresa que extermina a los agricultores. A pesar de que, desde el propio negocio, señalan que se intenta hacer algo por beneficiar la situación de los agricultores, Juan Roig compra naranjas a 16 céntimos de euro el kilo y las vende a 59. Con el resto de productos hace lo mismo. Lo digo por si alguno, tan enganchado a la cadena, empieza a hacer boicot solo a sus naranjas. De esta forma, el modelo que promueve Mercadona no es sostenible. Si acaba con el resto de supermercados, este sistema terminará ahogando la labor más importante para que todos podamos comer.


Porque Mercadona es esa empresa que, por vender todo perfecto, hace que, desde los lugares de producción de alimentos, se tiren toneladas de comida completamente sana. Es el cuidado del aspecto por encima de todo, incluso del hambre. Porque, además, en este sentido, Mercadona es esa cadena de supermercados que no quiere mendigos en sus puertas. Mejor en la basura que dar de comer gratis. Aunque los afectados no tengan ni una migaja que llevarse a la boca.

Porque Mercadona es esa empresa que se ha ganado injustificadamente, y con no sé qué medios, la fama de ser los más baratos. Posiblemente, en cuanto a sus marcas blancas sean los más baratos. Pero luego van y te clavan en otras marcas. Los datos de precios están ahí. Y, también, hacen contratos de exclusividad con empresas clásicas de este país. Así, el mercado, solo puede ser suyo y tienen hasta a los industriales, pillados por el dinero.


Porque gracias en parte a Juan Roig, vemos buenísimo un salario de 15.000 a 17.000 euros anuales. Mientras por un lado el jefe aparece en la lista de la revista Forbes en el puesto 223 de las personas más ricas del mundo, un salario de 1.200 euros brutos al mes se vende como si fuese la polla. Y encima la gente se anima y van a la cadena de supermercados pensando que hacen un favor a la humanidad. 

Y, lo peor, es que todo lo mencionado no es lo único que se le puede achacar a Mercadona. Si me picáis, seguiré en los comentarios. Tampoco es que no tenga nada bueno, solo que cansa oírlo continuamente. Si queréis, cualquiera puede encontrar en esta red mundial que es Internet informaciones sobre la situación de todo lo que rodea a Mercadona. Sé que no os voy a convencer en nada, pero todo lo que leáis sobre vuestro consumo os podrá servir. Para que sigáis comprando o sigáis boicoteando.


3 comentarios:

J.B. dijo...

Los contratos de exclusividad con las fábricas de sus productos es de lo peor que le puede pasar a una empresa: tener solo un cliente, por mucho que te compre, que puede hacer con tu empresa lo que quiera.

Anónimo dijo...

Hay varias faltas de ortografía. Se debería revisar el artículo

Periodistillas dijo...

He encontrado dos y ya están corregidas. Si avisas de más, serías de gran ayuda.

Publicar un comentario