3 de diciembre de 2013

¿POR QUÉ LO RECORDARÁN?

Jorge Hierro / @Shajaolana

El mundo del cine (y el de las ‘quinceañeras superpoperas’) está de luto. Nuevamente toca despedir a un auténtico profesional del celuloide, aunque esta vez lo peculiar y lo paradójico se mezclan para oscurecer más aún el velatorio y ensalzar mucho más la figura de un actor famoso por interpretar a un personaje, como diría el vulgo, del montón. Lo peculiar por la temprana edad de Paul Walker para recibir a la parca (pasó de ser ‘treintañero’ a ‘cuarentón’ el pasado mes de septiembre) y lo paradójico por hacerlo en un viaje en coche, como copiloto, después de sobrevivir a las carreras de óxido nitroso en 4 ocasiones como protagonista de la saga Fast & Furious. El piloto del accidente, amigo suyo, también murió. Sin embargo, él no era actor y quién sabe si guapo.

www.ilovethispic.com

En efecto, el revuelo mediático dentro del celuloide cuando un actor fallece (y más en circunstancias no naturales) es siempre notorio. Aquellos que compartieron set de rodaje con el actor (y otros muchos que no) suelen salir al paso a través de sus cuentas de twitter, facebook o incluso con declaraciones si se encuentran en algún evento (en caso de que les pregunten) para dar su sentido pésame a la familia y mostrar su dolor por la pérdida de un compañero querido y respetado. Pero Paul Walker era guapo y las armas de fuego le favorecían en la gran pantalla. Sus películas de acción engancharon a millones de jóvenes que con cada estreno engrosaban la taquilla de la saga creada por Rob Cohen (sí, también director de la mítica película Dragonheart) y también le engancharon a él en un arquetipo de personaje de acción que consiguió evitar la ruina de numerosos films llenos de tiroteos pero exentos de guion. De todos modos, a los paladares ‘palomiteros’ les gustaba.

¿Por qué siempre se van los mejores?


En este caso el mundo del cine ha sabido pasar página rápido (exceptuando aquellas producciones pendientes de estrenarse que cuentan con el actor en nómina) y han superado el trágico accidente con naturalidad. En este caso, el luto lo han recogido los mencionados ‘palomiteros’ para convertir a la careta de un personaje mediano en una auténtica celebridad. También hay que decirlo, otros han aprovechado la fama del intérprete para mofarse de aquellos que le adoran, pero graciosos del estilo los hay para cualquier cosa y en cualquier sitio. Aquí, de todos modos, no tienen cabida.




Cuando algún personaje ilustre fallece la gente le suele recordar por aquello que le hizo distinguido, notorio, célebre… ¿Quién recordará a Paul Walker por su interpretación en Banderas de nuestros padres y quién lo hará por ser el valiente O'Conner en Fast & Furious? Parece que el destino ha echado un capote a aquellos que no han visto su verdadero talento. El chico es guapo, sí, pero no siempre lo demostró a 200 por hora.

Por el momento, parece que la mediatización priva sobre la comodidad de sus familiares y amigos. Actualmente, anda rulando por la web un vídeo de un accidente de coche en el que supuestamente viajaban Paul Worker y su amigo. Según lo observable en el vídeo, no se puede dilucidar que en efecto sea cierto que el actor norteamericano se encontrara dentro pero, aún así, no existe necesidad de difundir algo así. Tendrá que pasar un tiempo para que todo el bullicio se calme y el siniestro repose, para que algún día podamos pensar con nostalgia viendo al soldado Hank y pensemos ‘’Pues es una pena que mueriera tan joven, no era mal actor’’. Al menos, como ya dijo a Crazy and Free, el valiente O'Conner se apoderó de Walker para declarar que si un coche le mataba, moriría con una sonrisa. A juicio de cada uno queda imaginarse al actor con una sonrisa de oreja a oreja mientras le abrasaban las llamas.

0 comentarios:

Publicar un comentario