26 de diciembre de 2013

PORRAZOS PRIVADOS

Beatriz Sanz Herrero/@BeaSanzH

El sábado día 14, sobre las siete de la tarde, de nuevo la plataforma Rodea el Congreso actuaba. Mientras tanto, en el interior, se debatía sobre la Ley de Seguridad Ciudadana que limita las protestas. Dichas protestas acabaron con varios heridos por culpa de las cargas policiales y el lanzamiento de objetos.


Algunas de las medidas que serán sancionadas son las siguientes: se multará con una cantidad de 30.000 a 600.000 euros a las manifestaciones  que se hagan de forma ilegal - como el rodeo al Congreso del día 14 puesto que no se comunicó a la delegación del Gobierno y otras cerca de 284 convocadas en el año 2013-, con 1000 a 30.000 euros la quema o vandalismo del mobiliario urbano, 1.000 euros a quien grave para la posterior difusión a policías…

Como con cada nueva ley o reforma que sale en este país, la parte afectada ha salido alegando que parece más una "privatización encubierta". Cabe resaltar las palabras del Director General de la Policía Ignacio Cosidó quien afirmaba que el comportamiento de los manifestantes en las protestas es ejemplar en la mayoría de los casos. En El País digital declaró que “nunca en España hemos tenido un mayor número de manifestaciones y una menor necesidad de acción de las fuerzas policiales como en estos momentos”.

Aunque todo esto no debería asustarnos porque estamos ya curados de espanto. Primero se han acercado a una privatización de la educación, luego también al intento de privatización de la sanidad y ahora, ¿qué nos faltaba? La seguridad ciudadana. Y así, volvemos a la misma retahíla de siempre, quien tenga dinero para poder pagarse una seguridad –muchas veces bajo el control de las manos privadas interesadas en su propio bien-, se beneficiará de esta ley, y quien no tenga ese dinero no tendrá este privilegio.

Pero, ya que estamos, ¿por qué no privatizamos la justicia? Es probable que eso no interese porque habría alguna posibilidad de que les estallara en la cara, ya que ahora lo controlan, al igual que controlan al antidisturbios que golpea en manifestaciones.

¿No se supone que están al servicio de todos? Este mismo asunto ha revolucionado las redes sociales, pero ahora si se privatiza no podremos decir que el Gobierno lanza en nuestra contra a quienes deberían defendernos, porque estos policías y antidisturbios estarán trabajando de forma privada.

0 comentarios:

Publicar un comentario