16 de diciembre de 2013

RESACÓN EN EUROVEGAS

Javier Burón/@Buronejo

Si el refranero popular castellano tiene tantas maneras de decirnos que no hay que vender la piel del oso antes de cazarlo, que no hay adelantarse como los almendros porque al final hielas, que no hay que llevar tanto el cántaro a la fuente que al final se rompe,  que más vale pájaro en mano que ciento volando, que no se puede poner el carro antes de los bueyes, o cuentos como el de la lechera, será precisamente porque somos muy de hacerlo y de vez en cuando nos dan una hostia que no sabemos por donde ha venido.

Ignacio González en los terrenos de Alcorcón donde estaba planeada la construcción de Eurovegas
Pues esta vez ha sido el Partido Popular de Madrid el que se ha llevado la segunda en apenas tres meses. El segundo de los megaproyectos faraónicos que sustentaban sus esperanzas de crecimiento para los próximos años en esa Comunidad ha terminado de caer, ahora sí.De esta manera, ahora que el megaforrado Adelson dice adiós a su megaproyecto en Europa, es bueno echar la vista atrás para hacer un repaso de lo que se dijo en su día sobre ello. Tanto prensa como políticos.

El buen Ignacio González ya ha sido objeto de mofa pública en Twitter por el comentario que hizo en marzo: «Eurovegas y la candidatura olímpica son el mejor ejemplo del gran futuro que tiene la @ComunidadMadrid» . Y este tweet es el mejor ejemplo de lo bocazas que es, de cómo se puede poner ejemplo de algo que no se ha conseguido. O por ejemplo con aventurando cifras «El proyecto Eurovegas supondrá el 4,5 % del PIB de la @ComunidadMadrid y el 0,7 % del PIB nacional". Ya con el tiempo le fue entrando el miedo y en septiembre advirtió del "riesgo" de que Adelson se llevara el proyecto a otro lugar y llamó a cerrar el trato cuanto antes. Finalmente, simplemente ha dicho que "No se puede blindar esa inversión, no tiene encaje en el derecho español", y se ha quedado más ancho que largo.

Pero el presidente de la Comunidad de Madrid no ha sido el único que ha pecado de ello; prácticamente todos los altos cargos madrileños han hablado sobre las bondades que Eurovegas iba a traer a la comunidad, como si ya estuviese asegurado y no hubiera marcha atrás. La expresidenta, Espe, afirmó
cuando aun estaba al frente de la comunidad: "Eurovegas estará en marcha en 2-3 años desde que se coloque la primera piedra", lo cual tampoco es mentira, porque esa piedra tampoco se pondrá. O Arturo Fernández, no el popular actor, sino el vicepresidente de la CEOE y presidente de la patronal madrileña (CEIM), con su sentencia: "Eurovegas es el proyecto del siglo".


Y la prensa tampoco se salva a la hora de sumarse a esta euforia de promesas. Ahora que se puede tirar de hemeroteca, podemos ver el titulares de todos los medios que se han hecho eco del asunto. "El Mundo" de julio de este año, por ejemplo, decía: "Un solo hotel de Eurovegas ya iguala la oferta de habitaciones de lujo de la capital".

Recreación de uno de los hoteles de Eurovegas, con forma de M
O las páginas dedicadas a mostrar imágenes de las recreaciones con titular de "Así será Eurovegas" difundidas por todos los lados que ofrecieron a la gente la posibilidad no ya de imaginárselo gracias al baile de datos y cifras abrumadores, sino de ver el supuesto futuro y verse a uno mismo protagonizando una versión castiza de "Resacón en las Vegas".

Eso sí, a posteriori todo cambia, que era inasumible, no era oro todo lo que relucía, España se merece algo mejor, no pasa nada, me hubiera gustado, ya lo veía venir, etc., etc., etc.

Y esto no son promesas electorales que se hacen para llegar al poder; son promesas de presidentes y políticos con altos cargos, ya en el gobierno, responsables de la política de sus lugares, que hacen proyectos de futuro, ilusionan a la gente, proclaman a los cuatro vientos las bondades de lo que van a hacer, la salvación de la economía de una región e incluso un país, y al final para hacer el ridículo ellos y desilusionar a los ciudadanos, que habían puesto esperanzas en algo que les habían repetido hasta la saciedad.

A la gente le han engañado, esto no tiene otro nombre, para variar, y otra vez se va a hacer como que no ha pasado nada, porque está más que demostrado que las promesas de los políticos de este país no valen nada, nadie se va a responsabilizar de nada y después de la borrachera padre que se cogió el gobierno de Madrid con Adelson, ahora se levantan con el verdadero "Resacón en Eurovegas", aunque lo nieguen o le quiten importancia, y cada vez les van a durar más porque llevan ya muchas seguidas.

0 comentarios:

Publicar un comentario