14 de diciembre de 2013

'TWP' DESPUÉS DE AMAZON, 'WSJ' CON FENNWICK

Juan Carlos Castro/@JimmyTurunen

El cinco de agosto saltó la noticia, The Washington Post (TWP) iba a ser adquirido por Jeff Bezos, el dueño de Amazon. El periódico que destapó el caso Watergate y desde entonces se convirtió en un referente a nivel mundial, antes ya lo era en Estados Unidos, estaba dirigido por una familia y Los Nuevos Tiempos le han pillado en pañales. La situación del diario de la capital estadounidense podía ejemplificar la lenta agonía que están sufriendo el resto de medios de papel durante la crisis, terriblemente dañados por el auge del periodismo en la red y el descenso de los ingresos en publicidad, que hasta que no soplen vientos de cambio no llegarán a recuperarse del todo.

Jeff Bezos

Los Grahams, anteriores propietarios del medio de comunicación ,han recogido su incapacidad para hacer un cambio efectivo hacia la web; pero no son los únicos, The New York Times cambió a su director en septiembre de 2011, puesto que recayó sobre Jill Abramson. Por entonces, la noticia fue que se trataba de la primera mujer en dirigir el rotativo, pero en la presentación de la nueva directora los propietarios del medio avanzaron un esfuerzo de adaptar sus informaciones a las demandas de Internet. The New York Times se ha convertido en un icono del periodismo en todo el mundo – si ya no lo era – mejorando su accesibilidad. Aunque no todo son reconversiones, entre 2007 y 2011 se han cerrado en Estados Unidos según Paper Cuts, un total de 204 periódicos.

La operación de Bezos ha despertado un gran interés entre los periodistas de todo el mundo. 250 millones de dólares en efectivo y una compra realizada desde la persona, sin involucrar en la operación al gigante de Internet que él creó. El propietario de The Washington Post es Jeff Bezos, no Amazon.

58 premios Pulitzer son los que respaldan la labor periodística de The Washington Post, algo que, según explicó en una carta abierta a sus empleados, Jeff Bezos no quiere que cambie. A pesar de ello, en la “destacada” labor de los Grahams, el fundador de Amazon ya ha empezado a promover cambios, estrategia necesaria si tenemos en cuenta que cerca del 30% de las visitas recibidas por los sitios web provienen de dispositivos móviles.


Pulitzers ganados por The Washington Post

La pauta a seguir la marcó el director ejecutivo de Dow Jones, Lex Fennwick cuando dijo que “ si construyes aplicaciones y conviertes una plataforma haces un montón de cosas mágicas que aumenta la atracción del cliente y se traduce en más tiempo en el sitio”. Fennwick anunciaba así en The Next Web que The Wall Street Journal en su versión digital iba a dejar de ser una plataforma donde simplemente se podían leer noticias. TWS está explorando su funcionamiento como una red social, para ello se ha contado con Sarah Marshall, cofundadora de Haks/Hackers, quien será la editora social media de noticias procedentes de  Europa, Oriente Medio y África. El perfil de esta reportera, que trabajaba para Journalism.co, un medio plenamente digital, es un buen ejemplo de los cambios que se intentan promover en el periodismo y que han llamado la atención a Bezos, elevado por algunos ya al nivel de gurú, para adquirir un periódico de reconocido prestigio en crisis.

Marshall es una reconocida periodista por su labor en el desarrollo del lo que muchos han denominado “el nuevo periodismo” o “el periodismo del futuro”. Haks/Hackers desde su nombre (Hacks = periodistas, Hackers = informáticos) anuncia uno de los principales motivos para destacar su currículo, en su presentación esta plataforma de desarrollo mediático, presenta como objetivos principales el descubrir las vías para “encontrar, presentar y contar historias de la forma más atractiva posible”.
Sarah Marshall

Una nueva forma de hacer periodismo es posible y ahora mismo parece la única salida, aunque España en estos lares del desarrollo, como en todos los campos no anda muy avanzada. La necesidad será la única forma de avanzar, entre 2008 y 2012 la Fape calcula que desaparecieron 57 medios en España.

Internet es visto como el demonio de dos cabezas que amenaza con destruir todo cuanto construimos y no es raro encontrarse versiones digitales que consisten en un mero volcado de información, sin ni siquiera tener habilitadas funciones tan básicas como la hemeroteca. Dice el refrán que cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar, pero la sabiduría popular está en bancarrota y estafada con las preferentes. Así, mientras en EEUU uno de sus medios de referencia se ve obligado a reformularse, nosotros nos hemos quedado estancados en los hipertextos y la cultura del todo gratis que abarca tanto a consumidores como productores de información.

0 comentarios:

Publicar un comentario