28 de diciembre de 2013

Un año de cine

Jorge Hierro/@Shajaolana      
                                                                 
Aunque no viene dedicado, el escueto ‘’prólogo’’ del presente artículo lo firma la magnífica soprano de la lotería de Navidad: ‘’Despedir otro año más, saludar al que vendrá’’. Aquí está la navidad, continúa un servidor, y con ella llega el anunciado final de año cantado por Montserrat Caballé. El típico comentario referido a lo que un año puede abarcar (‘’365 días dan para mucho’’) es tan cierto como aséptico, pero en este caso nos centraremos solo en aquello que el séptimo arte ha dejado sobre el tapiz antes de preparar, tras la consecución de los Oscar, un lienzo nuevo lleno de sorpresas para 2014.



Año agridulce. Ese podría ser el resumen de lo que han deparado cine y televisión este 2013, 12 meses en los que desde la butaca hemos disfrutado flotando entre taquillazos extra-planetarios pero también 12 meses en los que no nos hemos podido quitar el ordenador (‘’televisión’’ para arcaicos y pacientes) de encima ni para ir al baño. Los Stark y los White, entre otros, tienen la culpa.

No sería de recibo comenzar el invierno sin echar la vista atrás y recordar todo lo que el celuloide nos trajo desde que Jennifer Lawrence se convirtiera en la mujer más joven de la historia en conseguir el Oscar a mejor actriz (no era fácil, tuvo que competir con la mujer más joven de la historia nominada al mismo galardón, Quvenzhané Wallis, de tan solo 10 años) el pasado mes de Febrero. Por ello, Periodistillas ha decidido echar la vista tan atrás para obtener la mejor panorámica de todas, trayendo lo mejor de este 2013.

Las más populares

Puesto que el criterio para elegir las mejores películas del año peca de la subjetividad que a todo el mundo pertenece, queremos resaltar aquellas que atienden a una norma más objetiva: las más populares, de las que más se ha hablado en redes sociales, zonas de ocio y trabajo, cafeterías, pubs, estadios de fútbol, rugby, beisbol y hockey, así como en pistas de tenis (entre set y set), bautizos, comuniones, funerales, fiestas de cumpleaños e incluso durante coitos de toda índole. En un hipotético TOP 5 estarían: El Hombre de Acero (Zack Snyder), Iron Man 3 (Shane Black), Los juegos del hambre: En llamas (Francis Lawrence), Guerra Mundial Z (Marc Foster) y Fast & Furious 6 (Justin Lin).



Evidentemente la vuelta de Superman era propicia a debate tras el desastroso ‘remake’ de Bryan Singer en 2006 (no es recomendable, pero recuérdenla aquí si lo desean), por lo que no es de extrañar su manifiesta popularidad. Tras el éxito cosechado en las dos anteriores, sumado al sorprendente ingenio de Los Vengadores, la tercera vez que Robert Downey Jr se ponía el traje de hierro traía mucha expectación consigo, y no defraudó (mucho). Una que sí defraudó (por razones obvias si se molestan en leer la magnífica obra de Max Brooks) fue la ‘’guerra’’ que declaró Brad Pitt a los zombies en Guerra Mundial Z. Habrá secuela, pero no se alarmen, la dirigirá Bayona. Puede que la popularidad extra de la que han disfrutado tanto Los juegos del hambre: en llamas como Fast & Furious 6 se deba a las rentas de sus protagonistas, la reciente oscarizada a mejor actriz Jennifer Lawrence y el reciente fallecido Paul Walker (al que no hace mucho dedicamos un particular obituario), aunque también es cierto que la trilogía cuenta con un creciente número de fans desde que se estrenara la primera hace año y medio, mientras que la saga más laureada del cine de carreras contaba ya con un importante poso de fieles.

Por cierto, cabe destacar un detalle. De las 5 películas anteriormente mencionadas, 3 de ellas están entre las 5 más taquilleras del pasado año (Iron Man 3, El hombre de acero y Los juegos del hambre: en llamas).



Las estrellas que vienen…

Jennifer Lawrence abrió la veda a los intérpretes más jóvenes del celuloide en la pasada edición de los Oscar al levantarle el premio a actrices de la talla de Jessica Chastain o Naomi Watts. Entre las estrellas emergentes del próximo año, pedimos especial atención para Dave Franco, Aaron Paul, Taissa Farmiga y Nicholas Hoult.

La cosa queda en familia: en el caso de Dave y Taissa, ambos son hermanos de reconocidos dramaturgos (James Franco y Vera Farmiga) aunque nada tienen que envidiarles. Ambos tienen unas maravillosas dotes para la interpretación, la cual demuestran en sus papeles de comedia en la gran pantalla (a Dave lo hemos visto recientemente en 21 Jump Street o la mágica Ahora me ves…) o terror en la pequeña (a Taissa no le da ningún miedo protagonizar 2 de las 3 temporadas de American Horror Story). En el caso de Nicholas Hoult, el protagonista de Memorias de un zombie adolescente (en la que, por cierto, también comparte reparto con Dave Franco) es el ex-novio de la ‘archimencionada’ Jennifer Lawrence.

Foto de perfil del actor en IMDb


Seguramente Aaron Paul no sea aún tan conocido como Jesse Pinkman, pero sin duda el que comenzara siendo un simple drogadicto torpe y acabado en una temporada acabó mereciéndose el premio de aguantar vivo otras 4 más en la exitosa serie Breaking Bad, la cual es casi con toda seguridad el mejor escenario para todos sus personajes a la hora de buscar trabajo en otros proyectos, puesto que el intenso drama de Walter White lo viven todos tanto o más que él, pudiendo hacer de cada uno de ellos un ‘spin-off’ como el que tendrá Saul Goodman.



…Y las que nos dejaron

Suelen convertirse en noticias populares pero nunca son fáciles de digerir. Resulta complicado despedir a aquellos ídolos de la gran (y pequeña) pantalla, con los que disfrutabas viendo hacer papeles con los que todo cinéfilo sueña. Es el caso de actores de la talla del joven Paul Walker, de los eternos Peter O’toole o Alfredo Landa y es el caso, como no, del gran James Gandolfini.

Al volante, paradójicamente, se dejó la vida el actor que más carreras de coches ha protagonizado en el cine (por cierto, su homólogo de saga en Need for Speed será Aaron Paul), mientras que el mítico Lawrence de Arabia nos dejó recientemente a los 81 años, aún al servicio de su majestad. El ya mencionado escueto prólogo de este artículo lo firmaba una soprano, por lo que es conveniente que del epílogo se encargue otro, aunque éste más mediático, tanto que habría que nombrarle en mayúsculas: Soprano, James Gandolfini.

www.lavozlibre.com


''No esperes felicidad. Tus amigos te traicionarán y nadie recordará tu nombre. Morirás en tus propios brazos''

0 comentarios:

Publicar un comentario