4 de enero de 2014

CONTENIDO SOLO APTO PARA MUJERES ADULTAS

Bizarre Journaliste/LestrangeEnfant

Desde el éxito en todas las librerías del mundo de la trilogía best seller 50 sombras de Grey, está de moda la literatura erótica dirigida al público femenino. El 2013 fue un año de portadas de libros más o menos calenturientas y de novios ilusionados con la esperanza de que sus chicas se dejasen esposar al cabecero de la cama. La mujer ha redescubierto el género erótico (no es que sea nuevo, siempre ha estado ahí aunque no fuera comercial) pero aún le queda una frontera por conquistar, el porno.

Imagen: Cless
 O tal vez ya lo haya hecho. Se trata de la pregunta del millón: ¿Las mujeres ven porno? La respuesta es, indudablemente, sí. En esta página se dan diez datos que lo confirman.

Existe la idea de que las mujeres no consumen porno porque es machista, degrada a la mujer y está dirigido exclusivamente a los hombres. Esto se debe a que normalmente la imagen que tenemos del porno es un vídeo de sexo hetero (dirigido, en teoría, a los gustos del hombre hetero medio) en el que la mujer (o mujeres) satisface las necesidades del hombre y poco más, los planos son especialmente del cuerpo de la chica y la cosa suele acabar en la eyaculación del hombre. El argumento, además, suele ser escaso o nulo. Claro que no siempre es así, esto es lo que se conoce como mainstream porn, es decir, el más común. Y el más cutre, también hay que decirlo.

Como respuesta a este mainstream porn, algunas mujeres han comenzado a hacer el suyo propio, dirigido al público femenino o más bien al público con algo más de criterio. No solo en el ámbito de los vídeos, también en la prensa. Por ejemplo, Adult, creada por Sarah Nicole Prickett, es una revista de contenido porno hecho por mujeres y para mujeres aunque ella misma dice que no cree en el término Porn for women. El contenido de Adult es más bien erótico ¿La diferencia entre porno y erótico? El erotismo es más sutil y estético, el porno es más evidente y "sucio".



La directora Erika Lust es pionera en la denominada pornografía feminista, en sus películas como Live Love Lust fusiona sexo y sentimientos, porno e historias de amor. Este género pretende tratar el sexo de forma ética, sin degradar a ningún género ni raza y que los actores disfruten de verdad. También tiene muchísima más calidad que el convencional.


No a todas las mujeres les gustan las historias románticas y, en cambio, sí disfrutan con el porno tradicional y no se sienten ofendidas. Por otra parte, el feminism porn es más realista y no degrada a nadie, aunque no hay que perder de vista en ninguno de los casos, que el porno se trata siempre de una ficción (y quien no me crea, que trate de probar en casa con su pareja lo que vio en un vídeo...). A partir de ahí, cada cual con sus gustos: ¡No podemos controlar lo que nos pone o nos excita!

0 comentarios:

Publicar un comentario