7 de enero de 2014

¿QUÉ PASA CON LAS BIBLIOTECAS DE LA UVA?

Javier Burón/@Buronejo

Vacaciones de Navidad. Plácidas vacaciones donde, para muchos, el tocamiento de huevos es el mayor ejercicio que se va a hacer. Pero no para la inmensa mayoría de los universitarios, que preparan sus exámenes de enero y febrero. Bibliotecas abarrotadas en toda España... menos en Valladolid, donde una vez más las cosas se están haciendo mal desde arriba, mal, y se está consiguiendo irritar a los estudiantes, casi se diría que a propósito.



El caso es que durante una de las dos épocas del año en que más estudio y tiempo necesitan los universitarios que es la Navidad para preparar los exámenes de enero (la otra es mayo, para los de junio), no se han abierto las bibliotecas de las que dispone la Universidad de Valladolid. No se ha abierto ni el aulario, ni las facultades, ni el "zulo" de Palencia, ni nada. Sólamente Arquitectura y Económicas presumen de haberse mantenido, y solo de lunes a viernes de 9 a 2. A esto vamos a sumarle que las bibliotecas de la Junta de Castilla y León y municipales también han permanecido cerradas por las tardes.

Por tanto, la poca oferta de bibliotecas en Navidad se ha traducido en salas llenas prácticamente desde las 8 o 9 de la mañana, con gente haciendo cola desesperada por un sitio. O directamente volviéndose para sus casas; casas que, precisamente estos días, están más llenas de gente, con más ruido, más distracciones y donde es difícil hacer el esfuerzo para ponerse a estudiar. O directamente teniendo que desplazarse a otros municipios, como Arroyo de la Encomienda, ya que cuenta con la biblioteca más cercana a la capital que abre por la tarde.



Según parece, el aulario y las bibliotecas de las facultades no abrirán hasta la vuelta de las vacaciones de Navidad, cuando le haya pillado el toro a más de uno y se quiera poner a hacer todo lo que no ha hecho durante las vacaciones.

Y no es por disculpar, no es por poner excusas, porque está claro el que quiera estudiar lo va a hacer, donde sea, cueste más o menos, y el que no siempre va a encontrar alguna excusa mejor. Pero lo que no tiene sentido es tener bibliotecas, razonablemente buenas y bien preparadas, para que llegue el momento en que la gente las va a usar y vayan y las cierren. Simplemente no tiene sentido.

Desde luego, los funcionarios que trabajan en estos lugares se merecen las vacaciones pero, a lo mejor, se pueden organizar para que no sea todos los días de navidad ni todos los funcionarios a la vez, que hay muchas fechas en que hace menos falta.

Sí, se llenan la boca con fomentar el estudio, dar facilidades, mejorar la educación, y lo que se ve es lo contrario: docentes expulsados, menos becas, chapucismo burocrático, investigación bajo mínimos, bibliotecas cerradas. Y muy poca organización y muy poca cabeza por parte de la gente que tiene que usarla, porque para eso la pagan. Y al final los que salen dando excusas de mierda a su incompetencia son ellos.

0 comentarios:

Publicar un comentario