15 de febrero de 2014

A VUELTAS CON EL IPC

@JimmyTuruen

El Instituto Nacional de Estadística ha dado a conocer los últimos datos de IPC, que han caído ligeramente en su variación anual, del 0,3 en el mes pasado, al 0,2 en enero. Se tratan de datos que muestran un nivel muy bajo de inflación y de poca variación en los precios, que han subido principalmente en el campo de la vivienda debido al aumento del precio de la factura energética.



La caída del precio de los transportes es el dato negativo más importante (-0,4). El Instituto Nacional de Estadística achaca este dato a la caída del precio de los combustibles y lubricantes. Otra de las caídas más significativas, pero sin tanta importancia en el resultado final es la del precio de la ropa y el calzado. Las rebajas han conseguido que los precios en enero caigan hasta un 14,9%, la importancia de este dato se tasa en el IPC con una caída de un punto.

El mes pasado ha supuesto una confirmación de lo que a finales del año pasado se calculó que pasaría tras la bajada de los tipos de interés por el Banco Central Europeo. Tras un leve descenso la evolución de los precios se ha mantenido muy baja y estable, aún así y pese a que la mayoría de expertos no creen que ocurra, la deflación sigue aterrando al futuro de la economía española.

Hacienda se ha pronunciado sobre estos datos como la confirmación de que la recuperación está en marcha. Según el Ministerio Hacienda, tal y como recoge ElEconomista los datos desvelados por el INE son datos positivos y acordes a la situación actual que ayudarán a mejorar los resultados en las exportaciones. No se teme de esta forma ningún problema en cuanto a lo previsto en la evolución de los precios desde Europa: tasas de inflación bajas y continuadas.

Pese a que los datos reflejados por el INE muestran el estancamiento de la variación del IPC y en este mes una ligera caída en esta evolución, Hacienda recomienda mantener los salarios. La moderación de este factor se antoja, según la institución, clave en la recuperación, fase en la que actualmente nos encontramos y no es recomendable acelerar, para evitar de esta forma desequilibrios.


Aumento de exportaciones e inversión extranjera, el modelo parece funcionar y todo ello viene provocado por la devaluación interna llevada a cabo por este Gobierno y que habrá que mantenerse. No es solo una consecuencia de la crisis, también es muy importante el periodo previo a esta para entender la dramática cura emprendida por el Ejecutivo.

España desde las medidas previas a la adopción del euro emprendió políticas para acelerar la economía y conseguir los objetivos marcados por la Unión Europea. Sin embargo, estas medidas provocaron desequilibrios en la economía cuyas consecuencias estamos pagando en la actualidad.

Las medidas emprendidas para salir de la crisis han hecho de este proceso algo lento y costoso en lo social, solo hace falta comprobar el aumento del número de suicidios en más de once puntos el año pasado o el de las diferencias sociales reflejadas en el Índice de Gini. No será raro encontrar en los próximos meses resultados del IPC parecidos a estos y aunque parezca que todo está funcionando, no hay que olvidar que detrás de los números hay personas y que ellas son las que lo pasan mal. Por lo que los ajustes futuros han de mirar más allá de los datos económicos, una vez estos han retomado el camino.

0 comentarios:

Publicar un comentario