25 de febrero de 2014

SALAMANCA: NO APTA PARA TODOS LOS ARTISTAS

@LestrangEnfant

Cuando una institución no funciona como debería (en este caso, el Estado español) es normal que surjan denuncias en forma de obras a veces llevadas a cabo por periodistas, otras por los artistas. La denuncia social es necesaria para sostener una democracia; y prohibir que esta salga a la luz, como ha ocurrido con la exposición de Ausín Sáinz en Salamanca, es un acto antidemocrático.

Imagen: http://ausinsainz.blogspot.com.es/
El 4 de febrero, el Ayuntamiento de Salamanca quitó la autorización para exponer en el centro municipal Julian Sánchez el Charro a Sáinz, por considerar que su exposición contenía "imágenes inadecuadas para el público". Irónicamente, el nombre de la muestra es No apto para todos los públicos y en algunas de las obras que contiene aparecen reconocidos personajes de la política española como Rajoy, Bárcenas y la Infanta Cristina en actitudes poco favorecedoras. Con boñigas en la cabeza, para ser más exactos.

El portavoz del Gobierno de Salamanca, Fernando Rodríguez, acusó al artista de "mentir deliberadamente". Su argumento fue que el autor había mentido al no haber mostrado el contenido de determinadas obras expuestas.

Ante su negativa para desmontar la obra, se presentó la Policía para hacerlo por las malas. El propio Sáinz colgó en Youtube un vídeo que había grabado en la calle justo después de haber sacado las obras del centro, en el que explica lo ocurrido hasta que la Policía, sin muchos miramientos, le pide que apague la cámara.



Los altos cargos de la cultura salmantina no tardaron en condenar este suceso calificándolo de censura. En efecto, este acto de prohibición para exponer no se puede llamar de otra manera que censura. De hecho, la excusa de que las obras no se habían enseñado previamente no arregla nada: el hecho de tener que contar con la aprobación de un poder antes de que se haga pública una obra es, ni más ni menos, censura previa.

Sainz expuso en Valladolid el año pasado Verde pasión, también con  algunas obras controvertidas de crítica a la política española como El Desahogador. En sus exposiciones, el autor critica con ironía e imágenes no siempre agradables temas como la política española, la crisis, la religión, la manipulación de los medios y el maltrato de la mujer. 

No apto para todos los públicos estará en Burgos durante el mes de marzo y en Madrid en mayo, para los curiosos que no pudieron verla en Salamanca. Con la polémica generada por la censura en Salamanca, sin duda el interés por la exposición habrá aumentado notablemente. Basta con prohibir algo para que todo el mundo quiera verlo.

0 comentarios:

Publicar un comentario