23 de febrero de 2014

WE THE SPANIARDS

@JimmyTuruenen

“¿Por qué íbamos a gastarnos incontables dólares de los contribuyentes para construir algo con un fallo de diseño tan obvio que una sola nave podría destruirlo?”, con esta pregunta respondió Paul Shawcross, el jefe de la Oficina Presupuestaria para Ciencia y Espacio de de la Casa Blanca, a la petición de más de 100.000 firmas de estadounidenses para la creación de la Estrella de la Muerte.

Pulsa en la imagen para acceder al sitio web

Quizá muchos hoy no lo recuerdan, pero lo de la Estrella de la Muerte el año pasado estuvo entre las noticias más leídas, debido a su peculiaridad y a una respuesta de Shawcross en la que se analizaban punto por punto las dificultades técnicas y presupuestarias que impedían la construcción de un destructor de planetas.

Existe en EEUU un  portal, creado en septiembre de 2011, para que los estadounidenses propongan proyectos, posturas internacionales  o cambios en la legislación. Este espacio se encuentra dentro de la web de la Casa Blanca y su nombre responde a las primeras palabras de la constitución más antigua del mundo: “We the People”.

100.000 firmas en 30 días es lo que necesita una petición para que la Casa Blanca responda con oficialidad a una petición popular, siempre y cuando esta respuesta no entorpezca el funcionamiento de una comisión del Parlamento. Puede que parezca un número inalcanzable, pero no hay que olvidar que la oficina del censo del gigante occidental cifra el número nacionales en 317 millones de personas, de las que el 81%, según el Banco Mundial tiene acceso a Internet, lo que supone un total de 257 millones de usuarios potenciales. Para que una petición se tenga en cuenta en la Casa Blanca, debe estar firmada por el 0,031% de los estadounidenses, el 0,038% si contamos solo con los usuarios que disponen de un acceso a Internet.



Los estadounidenses no sólo preguntan a la Casa Blanca acerca de la Estrella de la Muerte o la deportación de Justin Bieber y la sucesiva repatriación (otras dos de las peticiones más curiosas presentadas). La condena a gobiernos internacionales, el fin de las restricciones para viajar a Cuba, la legalización del cannabis a nivel federal o el interés por una legislación sobre las armas más restrictivas también forman parte de las propuestas a las que se ha tenido que dar respuesta.

Una petición en We The People es una forma de participación directa de la ciudadanía en la política estadounidense, aunque esta no sea vinculante. La existencia de un portal como este demuestra el interés de los gobernantes por hacer de la política algo más cercano y en lo que puedan participar sus ciudadanos, mientras aquí tenemos un plasma.

ESPAÑA

La Iniciativa Legislativa Popular es la forma que tenemos los españoles de participar directamente en la política. Al igual que una petición de We The People no es vinculante y a diferencia es tratada por el Parlamento, la institución principal del poder legislativo. Quedan fuera de cualquier punto las ILPs que traten materias de “ley orgánica, tributarias, o de carácter internacional, ni en lo relativo a la prerrogativa de gracia”; no lo digo yo, sino la Constitución.

Las firmas partícipes en una ILP deben estar acreditadas, esto es comprometidas por la firma de un notario o un fedatario especial, papel que puede desarrollar cualquier persona tras registrarse y hacerse responsable de que las firmas sean realizadas correctamente por personas físicas. Todo esto cuesta un dinero adelantado por la población y que solo puede ser compensado por subvención si la ILP llega al Parlamento. Aunque ahora la difusión de las Iniciativas es más fácil ya que pueden ser firmadas por Internet mediante el DNI electrónico (desde 2006). Igual que en EEUU las peticiones, además están restringidas en tiempo y se cuenta con 9 meses para la recogida de firmas.

España tiene una población de más de 47 millones de habitantes, por lo que para que una ILP llegue a la mesa del Congreso (primer trámite parlamentario) debe ser firmada por más del 1% de la población, el triple que en Estados Unidos, si hubiera un portal como We The People, el porcentaje sería aún mayor ya que en España solo el 72% de la población tiene acceso a Internet, siempre según el Banco Mundial.



Tanto la ILP como We The People son formas para que la población tenga voz en esta democracia, las iniciativas como la Estrella de la Muerte y la respuesta dada por Paul Shawcross demostraron que en Estados Unidos, incluso las bromas pueden tomarse en serio. En España la seriedad es tal que la última ILP presentada y con más interés fue la que promovía Stop Desahucios bajo el lema “Por Una Vivienda Digna”. Ésta fue admitida a trámite por una escasa mayoría y una vez modificada no recogía su principal reivindicación: la Dación en Pago. Incluso si la voz de los españoles se tuviera en cuenta tal y como en EEUU se aparenta que se tiene, nosotros estaríamos tres veces en desventaja, las tres veces más de población relativa que necesitamos para tener voz.

0 comentarios:

Publicar un comentario