21 de marzo de 2014

CROWDFUNDING PARA LA CASA-MUSEO DE KURT COBAIN

@Helen8392

Son muchos los artistas cuyas casas se convierten, tras su muerte, en lugares de peregrinación para los fans más devotos. Entre estos casos destaca el del número 1 de Logan Place, en el barrio londinense de Chelsea, donde vivió y murió Freddie Mercury y que cuenta con multitud de mensajes de admiradores en su puerta; el de la renombrada mansión de Neverland, situada en Santa Barbara, California, y perteneciente al desaparecido Michael Jackson o el del edificio Dakota, ubicado en Manhattan, frente al que fue asesinado John Lennon en 1980, cuando se dirigía al que era su apartamento y el de su pareja Yoko Ono.

Para los más incondicionales, estos lugares suponen algo parecido a altares en los que honrar a los que fueron y son sus ídolos, a veces haciendo gala de un fanatismo exacerbado. En esta línea, la periodista Jamie Dunckle ha lanzado una campaña de crowdfunding para adquirir la casa natal de Kurt Cobain, líder de Nirvana, y transformarla en un museo. El inmueble, localizado en la ciudad de Aberdeen, se puso a la venta por iniciativa de la familia del cantante, en septiembre de 2013, pero el elevado coste (500.000 dólares) ha frenado a los posibles compradores. 

Casa natal de Kurt Cobain. Imagen: www.recurrente.wordpress.com
Dunkle, tras dos semanas intentándolo, no ha logrado ni el primer millar de dólares. Aun así, no desiste e intenta captar contribuyentes para su proyecto ofreciendo diversas recompensas para todos aquellos que colaboren, la mayoría consistentes en beneficios respecto al museo que se pretende construir. La periodista, además, ha colgado un vídeo en youtube en el que muestra, con permiso de la madre de Cobain, el interior de la casa.




Si bien es cierto que la iniciativa no parece estar teniendo gran éxito, esto no significa que el legado de la banda haya caído en el olvido o que un hecho como el inminente aniversario de la muerte de Kurt Cobain el próximo 5 de abril vaya a pasar desapercibido. Dos décadas después de que, un tanto perdido y atormentado, el vocalista de Nirvana decidiese que este mundo ya no le convencía, el mito aún pervive. Son millones los admiradores que en todo el mundo continúan disfrutando de la música del grupo que puso cara al término grunge y que sirvió de inspiración a tantos otros.

Más allá de fanatismos enfermizos, el tiempo ha colocado a Nirvana y a su líder en un lugar privilegiado en la historia de la música, al que solo tienen acceso quienes tuvieron algo que contar y aportar, no solo artísticamente hablando, digno de  la celebridad de la que gozaban. Ya no hay grupos de los que marcan épocas, de los que abren nuevas etapas en la música, de los que inventan géneros, de los que simbolizan décadas y guían generaciones. Ya no hay grupos como Nirvana y, por supuesto, ya no hay ídolos como Kurt Cobain.

0 comentarios:

Publicar un comentario