7 de marzo de 2014

FRONTERAS INVIOLABLES A LA ESPAÑOLA

@ClaraBozal

Debido a la popularidad de las fronteras españolas, sobretodo la que linda con Marruecos, hoy vamos a explicar la mejor receta de límites a la española. Puede resultar difícil encontrar alguno de los ingredientes en el mercado, pero con perseverancia y una buena búsqueda seguro que se harán con ellos. Para elaborar fronteras inviolables a la española se necesitan:
  • Una frontera que separe un continente desarrollado de uno subdesarrollado.
  • 16 kilómetros de vallas de 6 metros de altura
  • Luces de alta intensidad
  • Cámaras de vigilancia
  • Sensores de luz y movimiento
  • Concertinas

Desde el momento en el que hayamos conseguido todos los ingredientes la construcción será coser y cantar. En primer lugar colocaremos las vallas a lo largo del territorio que se pretende ‘defender de la invasión’. Una sola fila de estas puede ser poco para detener el avance de inmigrantes, así que colocaremos dos vallados paralelos.

Sin dejar que los cimientos de la obra se enfríen, colocaremos todos los sistemas de seguridad electrónicos en puntos estratégicos que permitan visualizar cualquier intento de asalto a nuestra frontera. Esto significa instalar las luces de alta intensidad, las cámaras de vigilancia y los sensores de luz y movimiento.

Por último, colocaremos unas concertinas en lo alto de la valla (una especie de red metálica con cuchillas para disuadir a los inmigrantes). El emplazamiento de esta medida de seguridad adicional puede resultar muy polémica, pero si queremos seguir la receta original de fronteras inviolables a la española, ignoraremos las críticas.


La receta está prácticamente finalizada, pero necesitamos comprobar su eficacia. Para ello esperaremos a que un puñado de inmigrantes desesperados intente traspasar nuestra frontera. Si somos capaces de detectar su llegada antes de que se produzca o de que nuestros sistemas de seguridad (concertinas) impidan su paso, habremos acabado nuestra labor.

En el caso, improbable, que la frontera inviolable a la española no de los resultados que esperábamos y cientos de inmigrantes consigan traspasar la frontera recurriremos a un ingrediente que guardamos en la despensa: la Guardia Civil. Existe una remota posibilidad, como ocurre en Ceuta y Melilla que también contemos con fronteras marítimas. En este caso será el dispositivo de la Guardia Civil quien se encargue de impedir la violación de nuestra frontera. Para ello, podrán utilizar (si así lo determinan las autoridades superiores) pelotas de goma.

Con la frontera inviolable a la española terminada, hemos conseguido evitar la entrada de inmigrantes ilegales a nuestro país. ¡Por fin! Además, como es la versión española de la receta, si alguno muere en el intento, podremos alegar que no se encontraban aún en nuestro territorio y evitar que se investiguen las muertes.

0 comentarios:

Publicar un comentario