5 de marzo de 2014

INMENSO ASPIRANTE, JUSTO PERDEDOR

@Shajaolana

Tommy Lee-Jones, Forest Whitaker, Jamie Foxx y Matthew Mcconaughey comparten la gloria de haber recibido el premio más deseado del cine: el Oscar a mejor actor (ya sea protagonista o de reparto). Para Leonardo DiCaprio los anteriores galardonados tienen un recuerdo especial tanto en su memoria reciente como a largo plazo, y es que son los culpables de que el actor, natural del mismo Hollywood, aún no haya abierto la vitrina de Oscars.

La pasada gala elevó más allá del espacio a Alfonso Cuarón y su equipo (impecable este en el apartado técnico, llegando a  recoger 6 estatuillas) y dejó los mejores trozos del pastel para ''Dallas Buyers Club'' (mejor actor protagonista y de reparto, así como mejor maquillaje, no es casualidad) y ''12 Años de Esclavitud'', la mejor película del pasado 2013. Sin embargo, aquellos que siempre aparecen en todas las encuestas de favoritos se quedaron con las ganas de ver su nombre grabado en un premio: Martin Scorsese y su particular ''Lobo de Wall Street'' fueron meros testigos de la gala.

El cine de Scorsese nunca pasa desapercibido, es uno de los mejores directores de la historia del celuloide (y eso que aún respira) y sus pupilos tras la pantalla suelen bordar papeles tan genuinos y originales como extravagantes. La razón por la que el director neoyorquino no necesita excesivos consuelos por la derrota es la misma por la que DiCaprio no podrá pegar ojo. Sí, seguramente habrá poco entendido que piense que el mártir rompecorazones de ''Titanic'' no merece el Oscar pero, ¿no lo merecían los que le vencieron en 4 ocasiones?

www.oscars.hellomagazine.com

1994: Un comienzo prometedor

Antes incluso de convertirse en el sucesor de James Dean como rebelde del cine, DiCaprio dio el salto a la gran pantalla interpretando a un joven con discapacidad mental (en ''¿A quién ama Gilbert Grape?'') que le valdría la primera nominación al Oscar, esta vez (la única hasta ahora) por mejor actor de reparto. Quizás fuera su precaria edad, su aún explotable potencial o la inmensa actuación de Tommy Lee-Jones tratando de cazar a Harrison Ford en ''El Fugitivo'' las razones por las que el joven DiCaprio, recién llegado, disfrutaba de su primera derrota como si esta fuera una victoria por el simple hecho de estar nominado.

Para él ha pasado media vida desde aquel día, pero conviene recordar cómo recibió la noticia de no conseguir el premio. No hay decepción en el rostro aunque sí observamos una sonrisa que albergaba cierta fe ciega en el mismo:



2005: A la segunda no fue la vencida

Once años después de su primera nominación DiCaprio volvía a estar entre los mejores, esta vez como mejor actor principal y de la mano de Martin Scorsese (el célebre director aún buscaba su primera estatuilla) gracias a la revitalización impecable de Howard Hughes, uno de los productores más exitosos del cine americano de mediados del siglo pasado. Conviene recordar que aquella noche de 2005 Cate Blanchett se llevó el Oscar a mejor actriz de reparto por su papel en El Aviador. Paradójicamente, el pasado domingo DiCaprio volvió a ver como la actriz reivindicaba los papeles protagonistas de las mujeres en el cine recogiendo la estatuilla como mejor actriz principal.

2005 fue el año de Million Dollar Baby, ganadora de 4 Oscars (mejor película, director, actriz y actor secundario) y de su director Clint Eastwood quien, como DiCaprio, tuvo que ceder el premio a mejor actor principal para Jamie Foxx por su interpretación de Ray Charles en ''Ray'', el polémico aunque exitoso pianista ciego de los años 40, 50 y 60.

Recordemos el emotivo discurso de Foxx, dedicado a su fallecida abuela:




2007: Whitaker no tuvo rival

Leonardo DiCaprio volvía a estar nominado dos años después ya como actor consagrado y con galones, avalado por el film que le valió la fama eterna (''Titanic'') y otros posteriores en los que mostraría mayor madurez profesional (como podían ser ''Gangs of New York'', ''Atrápame si puedes'' o ''El Aviador''), llegaba nominado por su enorme papel en ''Diamante de Sangre'', con cierta incertidumbre debido a la abrumadora interpretación que Forest Whitaker había realizado del dictador africano Idi Amin en ''El último rey de Escocia''.

Los otros nominados, también actores de renombre como Peter O’toole (era su octava nominación y tan sólo había conseguido en su dilatada carrera un Oscar honorífico), Will Smith (nominado a 2 Oscars y aún sin premio) o el por aquel entonces joven prometedor Ryan Gosling (otro que tampoco cuenta con estatuilla y siendo esta su única nominación) no parecían grandes rivales para arrebatarle el galardón al "último rey de Escocia". Por ello, cuando Reese Witherspoon dio el nombre del ganador, los otros 4 nominados aplaudieron en pie.


2014: Matthew McConaughey no desaprovecha su oportunidad

Este parecía que podía ser al fin el año del rompecorazones del Titanic, estaba nominado por su rol representando a un personaje de la vida real (ya sabemos cómo babean los Académicos por los ‘biopics’) y sus competidores eran novatos en la lucha por el galardón (Christian Bale es Oscar al mejor actor de reparto por ''The Fighter'', pero nunca fue nominado por un rol principal, al igual que Bruce Dern, nominado a mejor actor de reparto en 1979 por ''Coming Home'').

Al final, la lógica se impuso a la compasión. DiCaprio, avalado por el incuestionable talento demostrado a lo largo de su carrera, ha llamado por cuarta vez a la puerta de la Academia pidiendo un más que merecido reconocimiento sin éxito. Matthew McConaughey ha reventado esa puerta. Precisamente dejar en el lodo la imagen de guaperas de comedia tonta romántica para transformarse en un actor de talla ha sido lo que ha convertido a McConaughey (se pronuncia como se lee, ojo) en historia del cine (inacabada) grabada en oro.



DiCaprio vuelve a irse un año más con las manos vacías, pero a sus 40 años todavía le queda un largo camino que recorrer en el mundo del cine. Y si recorrido ese camino, al echar la vista atrás, no se ve a nadie a quien agradecerle ningún Oscar, sí podrá agradecer algo más importante:
Aprendes después de estar un tiempo en el negocio que el premio no es que reconozcan tu labor, sino que tu película sea recordada. Leonardo DiCaprio [declaración obtenida de www.imdb.com ]

0 comentarios:

Publicar un comentario