1 de abril de 2014

ALDOUS HUXLEY TENÍA RAZÓN

Alba R. Cougil / @albaherself

El mundo, a veces, da muestras de haberse vuelto loco. O esa es la impresión que muchos tenemos al leer ciertas noticias en la red. Por ejemplo: "Mata de 65 puñaladas a su mejor amiga por subir unas fotos al Facebook". Vamos a ver, ¿se puede considerar ‘mejor amiga’ de alguien a la persona a quien acaba de matar? Porque no parece lógico. Para los que os quedéis con curiosidad, las fotos eran de ellas dos desnudas, supuestamente. Aunque, atendiendo a la lógica en un tema tan poco trivial, las 60 últimas puñaladas parecen innecesarias. Vamos, que la chica se desquitó pero bien.

Imagen: photopin.com


Otra noticia curiosa, esta de carácter político para no variar, es que la polémica canciller alemana ha animado esta semana a los africanos a aprender su idioma materno. Parece ser que a Merkel le interesan sus ‘oportunidades económicas’. O sus materias primas, me atrevo a decir. El caso es que, ni cortos ni perezosos, los alemanes quieren cooperar más con el continente con menor nivel de desarrollo humano del mundo. “Aquí Alemania puede ser un agente honesto”, lo veremos. Por lo pronto, Merkel se reunía ayer con el presidente de Senegal para establecer lazos comerciales.

Por último, pero no menos importante, el primer cromosoma creado de forma artificial proviene de la levadura de cerveza. Ese hongo que se utiliza para la fabricación del pan o la bebida de los celtas. El estudio que explicaba este fenómeno, publicado en la revista Science, relataba que, dividiendo y manipulando el ADN de la levadura, se ha conseguido crear el primer cromosoma base. ¿Qué tiene esto de loco? Probablemente nada, pero de curioso, sí. Amigos, gracias a este descubrimiento la ciencia avanzará en el campo de los antibióticos y biocombustibles, aunque puede que tardemos un tiempo en ver sus resultados.

Y hasta aquí un repaso a lo más llamativo de los últimos días. El mundo se vuelve loco, o no, pero cada día nos sorprende más. Alemania vende sus intereses económicos como beneficiosos para África, la levadura de cerveza – ese bien justo y necesario – ayuda a los progresos científicos y, mientras, una pobre chica muere asesinada por su amiga íntima. No sé qué reflexión extraer de todo esto, pero un ‘Valiente nuevo mundo’ como el que auguraba Huxley está por llegar. O, por lo menos, debemos ser valientes para poder sobrellevar ese incierto devenir que nos espera.

Avanzamos hacia un horizonte desconocido, ya sea con ambientación de película futurista o no, y que, lamentablemente, da poco margen al optimismo. La ciencia parece ser lo único que nos ampara.

0 comentarios:

Publicar un comentario