29 de abril de 2014

EL FLAPPY BIRD SE COMIÓ AL SNAKE

@JimmyTurunen

No eran las mayores bellezas que podía ofrecer el mercado, tampoco tenían ese prestigio que te puede dar un símbolo de marca como una manzana; sin embargo en un momento fueron los más populares. Ni Samsung, ni LG, ni Apple, ni BQ y ni de lejos Daytona eran los Nokia inolvidables, irrompibles y con el juego de la serpiente desde 1998. Como si un videojuego de pixels comiéndose pixels, pudiera evitar que la marca desapareciese.



Del Nokia Mobira al Lumia, de 1982 a 2011; de una fábrica de papel en Finlandia a finales del siglo XIX a los bolsillos de la población mundial y finalmente a la calificación de sus acciones por Moodies y Standard & Poor's como bono basura. Hablar de Nokia es hablar de tiempos que parecen viejos y de crisis que  se hacen eternas.

La marca con más exportaciones de Finlandia: Nokia 101, Nokia 5110, Nokia 1100, Nokia 1600, Nokia 2650, Nokia 3200, Nokia 3310, Nokia 3500, Nokia 3650, Nokia 5320 XpressMusic, Nokia 6131... La lista es interminable. Móviles sin color, con color, con el juego de la serpiente, horizontales, con teclados tradicionales o difíciles de comprender, con tapa para todo el aparato acolchada o solo para una parte, como el teclado. Si una característica podía diferenciar a estos móviles del resto era su resistencia a los golpes: No se rompían.

Crash, Pang, Pum, ¡ahí va!... No se pueden siquiera imaginar todas las onomatopeyas y expresiones a las que han sobrevivido los móviles Nokia que con lo que no han podido ha sido internet, con Android y MacOS, pese a la alianza con Microsoft y tras varios fracasos con móviles que incorporaban consolas de videojuegos o con teclados que potenciaban el mensaje de texto, unos años antes de que Whatsapp copara el mercado.

7.400 millones de dólares eso es lo que ha costado Nokia a Microsoft que con ellos intentará de una vez por todas introducirse en el mercado de la telefonía móvil, tras sus primeros intentos con los sistemas operativos, que desarrollaron junto con Nokia, para el Lumia, un teléfono en el que se destacó sobre todo su fotografía. Cosas de la historia.

Se trata de una operación arriesgada y con cierta polémica. El anuncio por parte de Microsoft de introducirse de esta manera en el mundo del hardware móvil coincide con la lucha abierta que mantienen Samsung y Apple, dos gigantes consolidados y que usan los sistemas operativos que hasta ahora se han mostrado más efectivos. Solo cabe destacar que uno de los problemas más notables de los Lumia fue su sistema Windows Phone.



Incorporar la personalización de fondos de móvil, apostar por poder utilizar los teléfonos como walkmans y los móviles que nunca se rompían son ya cosas que han caído en el olvido y que ya no daban rédito a la marca que progresivamente ha ido desapareciendo de entre las más populares de los aparatos telefónicos.

Cuando en septiembre Microsoft anunció la operación, sus acciones se derrumbaron en bolsa. La telefonía móvil es un sector en continuo avance y desarrollo. El uso de los teléfonos móviles aumenta diariamente y las principales webs del mundo así como periódicos digitales han hecho una fuerte apuesta por este sector para aumentar en este sentido su negocio. Desde los años 90, cuando empezaron a utilizarse los teléfonos móviles, Nokia demostró una importante capacidad de innovación y adaptación a las demandas del público. Sin embargo, los últimos años han constituido un encadenamiento de errores al que la compañía finlandesa no ha podido sobreponerse con su más de un siglo de historia. Pese a que muchos de sus miembros se queden con Microsoft, no hay una nueva generación de estos teléfonos que pasarán a llamarse Microsoft Mobile. El cambio, aunque ya era algo que estaba asegurado, es un primer paso, sin embargo no debería ser el último. Flappy Birds o Candy Crash llevan mucha ventaja al Snake.

0 comentarios:

Publicar un comentario