5 de abril de 2014

VIVA LA MANIPULACIÓN EN LOS MEDIOS

@lestrangenfant

22 de marzo, Madrid. Dan comienzo unas manifestaciones a una escala que no habíamos visto hasta entonces en España, ni siquiera en la capital. Ocho marchas por la dignidad, llegadas de distintas partes del país y que al llegar a Madrid y unirse a los manifestantes que les esperaban allí, confluyeron en una sola, en total, unos dos millones de personas que gritaron en contra de los recortes y del Gobierno. Pero, ¿nos informaron los medios correctamente sobre esta manifestación?


La forma más evidente de ver la posición de los periódicos sobre el 22M era mirar sus portadas, tanto de la edición digital como de la impresa, del día siguiente. Como era de esperar, El Mundo y El ABC no tenían una palabra para las manifestaciones, en cambio El País había dedicado su foto de portada a la manifestación, pero la información que daba era peor que no haber dado ninguna pues su titular rezaba: “50.000 gritos contra los recortes” (según fuentes oficiales, aclaraban).

En las manifestaciones siempre son problemáticas las cifras de asistentes, la diferencia de dar una u otra significa informar del éxito que ha tenido (o no) la misma. El número que proporcionó El País no era propio, sino de la Policía, pero ellos no lo contrastaron ni hicieron su propio cálculo (como se estipula en su propio libro de estilo) ni tampoco se molestaron en señalar su propio error. Solo 8 días después de las marchas se habló en el periódico de este pequeño incidente, el defensor del lector escribió Las cifras de la marcha de la Dignidad al respecto.

Para complicar aún más las cosas, el día 21 de marzo se anunciaba que la salud de Adolfo Suárez peligraba seriamente con lo que la mayoría de medios centraron su atención (y sus portadas) a él. El día 23 fallecía el ex-presidente y la cobertura del 22M, que ya era de por sí escasa, quedaba muy por debajo del contenido masivo sobre Suárez.

Una vez más, hemos tenido que recurrir principalmente a medios digitales como eldiario.es, que publicó diversos vídeos de la violencia vivida en Madrid tras la manifestación, y sobre todo a Twitter, donde las protestas no eran precisamente escasas. Aún ahora, el hagstag #22M está siendo bastante utilizado, especialmente para difundir y denunciar la noticia de que un chico perderá la vista de un ojo a causa del impacto de una pelota de goma

Pero tampoco nos podemos fiar por completo de las redes sociales ya que no tienen filtros de ningún tipo, cualquiera puede escribir y comenzar bulos como el de las fotos de la muleta espada y el tirachinas, que fue aumentado y difundido por el sindicato policial en programas de televisión como El cascabel. Una vez más, nadie parece molestarse en contrastar la información. Los objetos de las fotos habían sido confiscados en manifestaciones anteriores a la del 22M.

No solo los manifestantes, también los policías se quejan de cómo los medios están cubriendo las protestas. Un policía nacional escribió una carta a los medios de comunicación acusando a los periodistas que hablan sin saber y sin informarse, y que su labor provoca el odio de los civiles a la policía.

Visto lo visto, parece que los medios tradicionales (periódicos y canales de televisión) no son muy fiables a la hora de informarse sobre las protestas. Para la próxima será mejor recurrir a los medios digitales como eldiario.es. Claro que para algunos tomarse la molestia de buscar en internet las fuentes más fiables es un esfuerzo extra que no les apetecerá llevar a cabo. Luego no os quejéis, ni digáis que no os hemos avisado.

0 comentarios:

Publicar un comentario