27 de mayo de 2014

ASÍ FUE EL TAC 2014

@albaherself 

Aunque este año el Festival de Teatro y Artes de Calle no vino acompañado de días soleados como de costumbre, la energía y alegría no faltaron en las calles de Valladolid, donde la gente se contagiaba del ambiente festivo en todos los rincones. El panorama del centro no era el usual, aun en fin de semana: turistas de diversos lugares visitando la ciudad, personajes con atuendos curiosos, un carro de palomitas con número cómico incluido y casitas rosas en los árboles y jardinillos llamaban la atención de los viandantes.

Fotografía: Alba R. Cougil
Los niños disfrutaban como los que más con los diferentes números, muchos de ellos improvisados, en los que los más afortunados recibían como regalo un globo de su animal favorito: ¡el hámster! O de un perrito con correa y todo, que también es un animal que a todos los niños les gustaría tener. 

Actuación de Max Calaf en el TAC.
Por otro lado, los lugares más acondicionados albergaban un arte dramático más serio, elaborado y, en ocasiones, trepidante. Este es el caso de, La Fam [ampliación], una producción española que recrea la mismísima Revolución Francesa desde el teatro de crueldad, revolución de la que los propios espectadores participaban y que culminaba con el derrocamiento del líder radical Marat. Otra representación de carácter similar fue la de Rodrigo Pardo, quien convirtió en arte una de las estructuras que lo alberga, la fachada del Patio Herreriano. Su teatro aéreo no solo desprendía fascinación a la vista, sino la sensación de soledad y desconsuelo del ser humano mediante juegos de luz en la penumbra de la noche.

Las obras de la Sección oficial se desarrollaron en el Laboratorio de las Artes de Valladolid, con Eugenio Barba, artista homenajeado de esta edición, como invitado especial. Odin Teatret, su compañía teatral, y la coreógrafa Carolyn Carlson fueron los más destacados, aunque el aforo de las salas era limitado.

Pero lo más valioso del festival sigue siendo el traslado del arte a las calles, a la ciudad, a sus gentes y a la atmósfera, que convirtió el casco urbano en escenario a los ojos del público un año más.

0 comentarios:

Publicar un comentario