31 de mayo de 2014

CAMBIAR SIN CAMBIAR

@JimmyTurunen

Tras las elecciones europeas, algo ha quedado claro: los españoles hemos castigado y culpado a los dos partidos mayoritarios de la situación actual. La reacción en ambos ha sido distinta: los que se consideran vencedores de las votaciones del domingo han entendido la pérdida de escaños como una respuesta lógica a las medidas tomadas para reducir el déficit y solventar la crisis económica; los segundos han tomado cartas en el asunto y para ello han decidido cambiar sin cambiar.


Fuente: Wikipedia


Puede que suene contradictorio, pero en estos tiempos en los que la imagen es un factor tan importante para la política, este es el término que mejor lo resume. El PSOE necesita un lavado de cara, los ciudadanos no olvidan la mala gestión de sus últimos años en el gobierno y ni siquiera la corrupción interna, los recortes y las declaraciones misóginas de Cañete han conseguido que este hecho se perdone. El auge de los partidos de izquierda explica esta reacción, aunque hay que contar que estamos hablando de las elecciones europeas, unas elecciones que siguen estando consideradas como “menores”.

El PSOE ha seguido con el líder que perdió las elecciones y presentó en esta campaña a una de las personas con mayor relevancia en el partido. La derrota, que en esta ocasión han aceptado les pone en una posición incómoda. Porque sin poder cambiar tienen que renovar su imagen y hacerla más dinámica; si no lo hacen el PASOK en Grecia podría guiarles en su autodestrucción.

¿POR QUÉ NO SE PUEDE CAMBIAR?


Los primeros movimientos políticos han demostrado que el PSOE es un partido demasiado antiguo e incapaz de reformarse de una forma abierta, tal y como parece que la población exige. El primer problema fue Rubalcaba que anunció que convocaría un congreso en julio en el que elegirán a un nuevo secretario. Su empeño, él lo justifica como “responsabilidad”, es que llegado el verano el partido ya tenga a su sucesor y evitar así un resultado tan justo como con el que consiguió él para imponerse a Carme Chacón.


Los candidatos se han lanzado a la carrera y aunque aún faltan por confirmar el debate ya está servido. Madina, Susana Díez, Chacón, Pedro Sánchez, Patxi López. De momento, ya dos (Chacón y López) parecen estar descartados, Díez parte con ventaja ya que es la secretaria general del partido en Andalucia, región donde se han conseguido un cuarto de los votos y en la única en la que pueden considerarse vencedores en estas elecciones. En el olvido quedan los casos de corrupción que llevaron a dimitir al anterior secretario, Griñán, quien fue además el que designó a la líder andaluza como su sucesora.

Madina por su parte ha condicionado su concurrencia para suceder a Rubalcaba a que las elecciones sean abiertas a todos los afiliados. Postura que desde su trono ha apoyado el antiguo fondista. Por su parte, la participación de Pedro Sánchez hay quien la juzga como una 'pseudo-candidatura' para que Díez o el delfín que ella elija no se presente en solitario, algo que daría una impresión demasiado rígida de las estructuras del partido, punto principal a evitar en este lavado de cara.

El PSOE se consume lentamente por sus propias dinámicas formadas durante su más de siglo de historia. Una estructura demasiado rígida para los nuevos tiempos en los que la participación es un reclamo popular.

Ahora mismo, pueden intentar pactar con el PP el frenar el avance de terceros partidos, pero la corrupción se les atribuye solo a ellos una mancha más en el carné de afiliado. Las previsiones para julio, pese a que auguran un buen verano en Ferraz son distintas y es que si todo sigue igual nadie podrá estar contento. Si sólo los delegados votan, todo se resumirá en un 'dedazo' suceda lo que suceda; si por el contrario se abren elecciones a todos los afiliados, parecerá que de esta forma se fomenta una 'pseudodemocracia' igual de dañina, quien lo desea, parece ser que no es por contar de esta forma con más posibilidades, sino por tener la seguridad de que ganará. Son la consecuencias de cambiar sin cambiar y solo por no poder cambiar.


0 comentarios:

Publicar un comentario