22 de mayo de 2014

LOS NIÑOS SON OTRO TIPO DE PERSONAS

 @BeaSanzH

“Mami, ¿qué hay hoy para cenar?- Mira cielo, esto es un bocata mágico. Es pan con pan y nosotras nos imaginamos lo que hay dentro” 

Este diálogo forma parte de un anuncio de la asociación Educo para colaborar con el programa de becas de comedor que ellos impulsan. Y es que cada vez son más los niños que realmente necesitan ayudas para poder tener, al menos, una comida en condiciones al día.

España es uno de los países que, debido a la crisis, mayor tasa de pobreza infantil registra en Europa después de Rumanía. El 33% de los niños está en riesgo de exclusión social en nuestro país y todo esto a pesar de que ha habido ayudas sociales que solamente han contribuido en un 7% de la mejora de esta pobreza infantil según decía Esther Asin, representando a la ONG Save the Children.

pixabay.com

Además mantenía que “el riesgo es perpetuar este ciclo de desigualdad y crear una sociedad a dos velocidades, porque aunque la economía mejore y vuelva el crecimiento, si los beneficios no se distribuyen entre los más vulnerables y particularmente entre los niños y niñas, y no se adaptan políticas y medidas a favor de la infancia, la pobreza va a perdurar durante generaciones”.

Otro de los testimonios que nos encontramos es el de Luis Esteban Jiménez, director del colegio público Francisco Arranz, quien en el programa de El Objetivo de Ana Pastor mantenía que su colegio “no es un gueto” a la hora de narrar cómo han tenido que pedir ayuda a la ONG Ayuda en Acción para que sus alumnos se alejaran de este umbral. Hay que decir que esta organización tenía muchos proyectos en territorio internacional pero ninguno en España, y ahora se ocupa de ayudar a 22 centros en España. 

Luis Esteban contaba cómo se empezó a encontrar con niños que no llevaban nada al almuerzo, que no habían desayunado, que no podían ir a excursiones o actividades extra escolares o que no tenían opción de comprar material escolar. Y todo esto después de que se perdieran ayudas o se impusieran duros requisitos en las becas comedor haciendo que bajara la presencia de 230 comensales a 160 en su centro.

Estos niños son las víctimas más inocentes de la crisis que podemos encontrarnos hoy en día. Ellos no han sido los culpables de la burbuja inmobiliaria, ni de la corrupción o de “vivir por encima de nuestras posibilidades” como dicen que hemos hecho. Pero tienen ojos, y sufren el hambre seguramente más que cualquier otra persona porque muchos no entienden qué pasa. Da pena que en pleno siglo XXI tengan que estar viviendo su propia película de La vida es bella, y es que como dijo uno de los niños que exponía sus dibujos en El Objetivo, “los niños somos otro tipo de personas” y esto no se puede permitir.

0 comentarios:

Publicar un comentario