3 de mayo de 2014

"NO SE PUEDE RECORTAR EN INVESTIGACIÓN NI EN PROFESORADO"

@JimmyTurunen

No pide el voto, su intención es que la participación en las elecciones a rector de la UVa  supere el 19% de de la última ocasión. Una huelga en educación, convocada para el mismo día de las elecciones (jueves 8 de mayo), juega en su contra. "Los estudiantes pueden hacer o no hacer la huelga, pero no deben dejar de ejercer su derecho al voto".

Se llama Agustín García Matilla, es el único catedrático de comunicación de la UVa y ejerce en el campus María Cembrano (Segovia), donde es Decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación, los estudiantes de este centro le han ayudado a preparar la campaña. Diálogo, colaboración y transparencia con las claves que García Matilla propone para mejorar la Universidad.

Fotos: Jorge Antonio Espada


¿Por qué querer ser rector de la UVA?

Mi trayectoria como profesional de la educación española se remonta 33 años atrás, hace 31 años fui nombrado director técnico por la primera mujer rectora, que era Elisa Pérez Vera (UNED), y en aquel momento empecé a conocer  la Universidad y a lo grandes popes, catedráticos como Emilio Lledó, Carlos García Gual, Manuel García Velarde... Todos ellos me inspiraron y, por otra parte,  empecé a ver, en esas reuniones, a quién me quería parecer y a quién no. Vi estilos comunicativos de profesores que no me gustaban nada y de personas que podían ser grandes catedráticos, pero humanamente no se correspondían a esa figura, que esperabas. A partir de ese momento he desarrollado mi docencia y actividad investigadora intentando promover a profesores jóvenes, siempre dedicándome a los estudiantes y en estas últimas etapas creando asociaciones y promoviendo el emprendimiento y la capacidad de crear de esos alumnos. He mantenido esa coherencia y, tras haber colaborado con diferentes rectores y equipos directivos, es el momento en el que yo impulse un proyecto con lo mejor de mi experiencia en todas las Universidades y por eso me presento.

¿En qué ve que la Universidad le necesite al frente para mejorar?

Vine a esta Universidad hace siete años desde la Carlos III donde había ocupado el cargo de director de comunicación y vicerrector adjunto y me di cuenta que esa universidad era un modelo en las relaciones entre personal docente, personal de administración y servicios y alumnado. Esas relaciones eran muy transparentes, muy cercanas y sobre todo de admiración. Mi interés es poder transmitir todo lo que he aprendido y desarrollado en esas relaciones. A lo largo de estos meses, sobre todo los últimos, me he dado cuenta que aquí hay una desmotivación generalizada, al hablar con algunos profesores me han llegado a decir que esta Universidad es muy vieja, tiene mucho polvo y está fosilizada. Yo me pregunto: ¿Qué has hecho tú para que esto no sea así?

Es el único candidato que proviene de un centro que no se encuentra en Valladolid, ¿Cree que se tienen en cuenta los centros periféricos?¿Cuál es su importancia para la Universidad?

Eso es lo que más ha extrañado a la gente, sobre todo a algunos profesores y profesoras de Valladolid, cómo me podía presentar a estas elecciones y eso ha sido una de las cosas que más me ha motivado. No soy un profesor que se queda en la poltrona y en una Universidad que me diera de comer durante toda la vida. Lo que he querido ha sido contrastar experiencias y hacer que lo que algunos ven como deficiencias, yo consigo verlo verlo como oportunidades y virtudes. Conozco todos los centros de la Uva y en vez de periferia, prefiero contraatacar con el concepto nodal, ni siquiera todos los centros situados Valladolid tienen un sentido de pertenencia y están muy alejados, como los campus de Arquitectura y la Politécnica. Hay que buscar qué nos une y cuáles son nuestras potencialidades. Es muy malo que la UVa maneje que tópicos y que haya permitido que un rector no haya ido en dos años a ninguno de los campus que están fuera de Valladolid. Todos son campus y todos tienen la misma importancia.





Una de las decisiones más llamativas y una de las medidas que más polémica ha causado sobre la gestión del actual equipo rectoral de cara al alumnado es la prohibición de las fiestas universitarias.

Quiero crear espacios lúdicos donde no sólo se piense en el botellón sino también en la inmersión lingüística, por ejemplo. Podríamos traer a lectores que están en los institutos, con estudiantes que quieren intercambiar cultura idiomática. Se puede hacer de forma lúdica, pero debemos encontrar los espacios que inviten a ello. Hay que mejorar también en la actividad deportiva... Hay que trabajar en una dinámica en la que  tener el objetivo de emborracharse no sea la prioridad, sino el abrir a los jóvenes a sus iniciativas. En Segovia lo hemos conseguido y se pueden utilizar espacios lúdico-festivos con el interés del voluntariado. Eso es lo que debe fomentar la Universidad, el rector no se puede quedar en haber llegado a un acuerdo con el alcalde, lo que tenemos que hacer es una cultura de participación.

Es el único catedrático en comunicación de la Universidad de Valladolid, ¿Cómo ve la situación de esta rama en la Universidad que está dividida entre Valladolid y Segovia?

Estoy en el Área de Publicidad y Comunicación Audiovisual, que se encuentra en Segovia, desde el primer momento  ofrecimos unirnos a los compañeros de periodismo para formar un departamento. Pero eso no quiere decir que haya que dar las clases de periodismo en Segovia. No hay que temer que pueda haber una competencia desleal de un campus a otro. Lo que tenemos es que ponernos de acuerdo para coordinar proyectos y sobre todo que la comunicación de esta universidad mejore y de trabajo a alumnos de cada una de las ramas y las titulaciones.

El actual equipo rectoral se ha tenido que enfrentar a una etapa muy dura debido a los recortes y la crisis. ¿Cuál es la gestión que podría realizar con los recortes que se han impuesto?

No se puede recortar ni en investigación, ni en profesorado y se debe hacer una política para atender las necesidades de infraestructuras que tenemos. Es importante pensar que una Universidad no puede estar tan contenta de que sobre tres millones y pico de un ejercicio presupuestario, porque había muchas necesidades que habría que haber cubierto tanto en docencia como en investigación que no se han atendido. Si soy rector haré una política de consenso haciendo un proyecto a corto, medio y largo plazo de qué necesidades tenemos. Lo que no puede ser es que el vicerrector reciba visitas de jefes de departamento o catedráticos preguntando “¿qué hay de lo mío?”, tiene que haber un proyecto global de Universidad; lo que no puede ser es que profesores que no están preparados para dar unas asignaturas, como no tienen proyecto de docencia sean derivados para impartir una materia para la que no están preparados; no podemos tener carencias en prácticas, en escuelas y clases, cuando se han subido las tasas; y lo que no puede ser es que no se busquen ingresos más allá de la matrícula de los alumnos.

García Matilla habla con unos alumnos durante la campaña


¿Cómo podría encontrar una vía la Universidad de financiación fuera de las matrículas?

Producir material propio. Por ejemplo, los estudiantes, por ejemplo de comunicación y otras carreras, podrían generar  una producción mucho más voluminosa de lo que se está haciendo. También hay profesores que están haciendo prototipos de materiales que perfectamente podrían servir para las clases y para su difusión y venta fuera de la Universidad. Es lamentable que por todo lo que es producción editorial la Universidad solo haya conseguido anualmente menos de 90000€. yo tengo la experiencia de la UNED y hay que empezar a producir un diseño que sea de semipresencialidad con aplicaciones multimedia, eso es algo que ya hice en el año 1987.


¿Cómo ha visto la aplicación del Plan Bolonia ahora que salen los primeros graduados?

El problema es que se nos ha obligado a implantar Bolonia y luego se nos ha recortado para aplicarla. No podemos mantener los grupos de forma masificada y programar desdobles que no atienden a las necesidades que prácticas que hay. Sobre todo tenemos que hacer que aquellos profesores que son ejemplares puedan formar a otros profesores que tengan dificultades al aplicar una metodología didáctica innovadora. Otro de los problemas, no es solo de Bolonia, es que esta Universidad no premia ni agradece el trabajo bien hecho por sus profesores, ni del PAS ni de sus alumnos.

Según el rector, uno de los problemas de la Universidad es que muchos de los investigadores que publican sus trabajos se olvidan de citar a la UVa. ¿Cómo cree que se podría solucionar esto?

Creo que es inconcebible porque una obligación de los profesores es citar a la UVa y a su equipo de investigación. Esto habla de la falta de orgullo de pertenencia de los investigadores, que piensan que más que facilitarles la labor se les ha puesto trabas burocráticas y lo que habría que hacer es facilitar la labor, facilitar el trabajo administrativo y premiar los mejores trabajos.

Siendo de la rama de la comunicación, ¿cómo ve la transparencia?

Transparencia y confianza, son mis dos claves. Transparencia porque creo, y así lo he hecho en todas las Universidades en las que he estado, que se puede hablar de todo y se puede hacer de esta forma con el consenso de la Universidad. Ahora mismo los sindicatos se quejan de que no ha habido diálogo, el PAS, se queja, se dice que solo ha habido incentivos para los directivos... Todo eso se puede solucionar hablando y negociando, por lo que hay que generar una comunicación interna que tiene muchas carencias en esta Universidad. Yo he hecho y además con los mimbres que he tenido, tanto humanos como técnicos en cada Universidad y en cada institución.



La Universidad de Valladolid cuenta con un muy importante potencial de alumnos, por ejemplo, ahora antes de esta entrevista estabas con unos chicos que están construyendo un coches de carreras para una competición que tendrá lugar en Barcelona. Iniciativas como estas pueden dar nombre a la Uva. ¿Cómo se podrían aprovechar?

El rector no puede ser alguien que atiende exclusivamente a sus vicerrectores o que recibe aisladamente a miembros de la comunidad universitaria, el rector debe ser proactivo. En estos meses he conocido iniciativas fabulosas de estudiantes, de miembros del PAS y del profesorado que necesitan apoyo. En Segovia lo que hemos hecho ha sido crear unos premios al emprendimiento, en el que incluso yo di de mi propio bolsillo. Es espléndido que los alumnos puedan tener una cantidad de dinero para realizar sus proyectos. En la Universidad hay dinero suficiente, que no llegue a los campus periféricos no quiere decir que no lo haya y que no debamos destinar unos fondos a implementar y apoyar esa labor de los alumnos. Así lo he puesto en el programa, que haya iniciativas dentro de los propios centros para que los alumnos puedan crear su empresa para dar un servicio.

¿Cómo sería su relación con las Asociaciones de Estudiantes?

Algunas asociaciones de estudiantes me han dicho que en algunos momentos se les ha retirado la subvención por carácter ideológico. Me parece oportuno que se trabaje por proyectos, al margen de la ideología, que me da igual que sean de izquierdas o de derechas, mientras no sea anticonstitucional. Pero por otra parte hay que promover las iniciativas de grupos de estudiantes, agrupaciones, que no se constituyen en asociación, pero que tienen iniciativas. Eso  es lo que hacemos en Segovia, cada vez que hay una iniciativa se lanza un concurso al que pueden acudir alumnos, profesorado o PAS y se apoya económicamente. En el claustro será lo que votéis, yo no soy sectarista.

Muchas gracias

0 comentarios:

Publicar un comentario