1 de mayo de 2014

¿PUEDEN LOS HOMBRES ESCRIBIR NOVELA ERÓTICA?

Desde 2001 con E. L. James la novela erótica está de moda. Si es que se puede decir tal cosa de un género, que siempre ha sido popular, aunque más de uno se sonroje al reconocerlo. Sin embargo, y bien lo sabe Christian Grey la mayor parte de los lectores de este género son mujeres y la mayor parte de autores, son autoras.

J.M Salamanca, Ángel Jiménez y Dioni Arroyo

Éride Ediciones se ha planteado la pregunta y ha buscado una respuesta. ¿Y si fueran hombres los que escribieran las novelas eróticas? El pasado 30 de mayo se presentó en la Librería Oletvm los dos primeros libros que conformarán la colección “La Mirada de los Hombres en la Novela Erótica”, ambos escritos por autores vallisoletanos.

“El erotismo no es porno, existe un argumento”, señaló Dioni Arroyo, uno de los autores, durante la presentación en la que le acompañaban Juan Martín Salamanca - también escritor – y Ángel Jiménez, el máximo responsable de Éride Ediciones. Así, se quiso recalcar que las obras, más allá del género tienen una historia dentro, una de esas, que como destacó Jiménez: “entretiene, que es el objetivo de toda novela”.

El Embrujo de Lilith (Juan Martín Salamanca) y Gótica y Erótica (Dioni Arroyo) son los libros en cuestión y que han supuesto la introducción de ambos autores en un género que para muchos autores resulta complicado de abordar. Sin embargo, ambos, ya de alguna manera si habían introducido en sus anteriores trabajos, pasajes que les han ayudado a la hora de redactar las obras, sobre todo Arroyo que se siente cómodo en géneros como la novela negra y la gótica. “Para mí ha sido un poco difícil”, reconoce Juan Martín Salamanca, que ambienta sus historias en épocas históricas. Ambos han demostrado que el erotismo no es algo solo para mujeres.

EL HECHIZO DE LILIT


Dicen las historias bíblicas que Lilit fue la primera mujer que creó Dios, y la hizo de barro, equiparable a Adán. Insumisa, libre, un ser que trataba de igual a igual al hombre, no aguantó mucho en el Paraíso y fue sustituida por una costilla de hombre. Renegada y convertida en demonio Lilit ha pasado a la mitología como un símbolo de insumisión, libertad, pero, sobre todo, lujuria. 

Pese a que el título pueda sugerir lo contrario, nadie encontrará en esta novela a Lilit, ambientada en el último tercio del siglo XVIII y en la que un conde, Eligio Ganganelli, llega a Barcelona expulsado de Nápoles, por haber yacido con la reina. La ciudad condal será el escenario perfecto para que el protagonista emule a su amigo Cassanova, siempre que no lo impida una mujer inspirada por la misma Lilit.

GÓTICA Y ERÓTICA


Un periodista de radio se acaba de llegar a Santander, una ciudad marítima con un cierto toque negro, en el que el protagonista se verá inmerso en la resolución de un crimen. El argumento, que podría ser el de cualquier novela negra, hace de esta obra algo distinto cuando una segunda trama se entremezcla  con el proceso de investigación y reportaje del delito. El protagonista deberá elegir entre dos mujeres.

Se trata de una historia de la diferencia entre el Amor con mayúscula y el amor con minúscula; ese en el que comprender a la otra persona es lo más importante y aquel más fogoso, electrizante y adictivo. El dilema en el que no hay hombre que no se haya visto inmerso será el que asaltará al protagonista durante toda la obra, que no deja de ser, también, una novela negra.

0 comentarios:

Publicar un comentario