28 de julio de 2014

EL DÍA EN EL QUE EL FÚTBOL SE HIZO DEPORTE

@JimmyTurunen

Llegó el verano y con él el sol, los paseos por la playa en busca de un sitio donde clavar una sombrilla y los rumores del mercado de fichajes. Portadas de los periódicos españoles más leidos (Marca y As) con fotos a todo color, titulares llamativos y cantidades insultante de dinero en letras doradas o amarillas.



Treinta millones fue la última estrambótica cifra que nos ha sorprendido este estío, aunque queda todo un mes de titulares y portadas cartel, si no hay un rumor de última hora, se decide además por titular con el último gol del jugador estrella del Madrid en un amistoso de medio pelo.

Nadie se sorprende en España si se dice que el fútbol es el único deporte que existe, a cambio, hay que señalar, que es el único que no está subvencionado, aunque no será por las ayudas municipales a los equipos o el brillante logro de la gestión de De la Riva cuando el Valladolid ascendió por última vez. Ahora que el descenso inevitablemente ha sucedido, el Ayuntamiento parece ser un órgano totalmente independiente. Y esto pasa a orillas del Pisuerga, donde hasta hace poco se podía jugar al baloncesto sin que nos sacasen los colores y el balonmano parecía un deporte intocable, cuando incluso después de esta pésima temporada en general, sigue habiendo grandes equipos de rugby y hockey.

Se habla mucho del poder que tienen los medios de comunicación en cuanto a la información que recibe la ciudadanía y también se rumorea sobre el pan y circo de los romanos traspasado al fútbol. No podemos, ni debemos desmentir ninguna, porque si realmente nos importase el deporte no se tendrían que escribir líneas de este estilo.

No hablamos de periodismo, ni siquiera loaremos los titulares escépticos, porque al fin y al cabo el deporte en sí es un entretenimiento, no soluciona vidas y da para conversaciones de tasca, que en este país serían más animadas si nuestros medios no titularan todos los días con el nuevo peinado de Cristiano Ronaldo o el tamaño del pene de Adebayor (literalemente). Menos aún con rumores de fichajes de cifras astronómicas que insultan a cualquiera con un poco de sentido común.



No dudaremos que hay poca gente a la que no le guste el fútbol y que el resto de deportes tiene más detractores o al menos no gusta del mismo modo, aunque en cierta parte es por desconocimiento. El boxeo, que tuvo su auge en España frenó su afición cuando los medios en un alarde de estupidez ética dejaron de hacerle caso. Algo muy parecido con lo que está pasando en estos tiempos con el ciclismo, del que hay quien denuncia el abandono que sufren por parte de la televisión pública las grandes etapas, que en muchas casas se instauraron como tradición para dormir la siesta. Si bien es cierto que este deporte ha sufrido un terrible daño a su imagen desde que se descubrió que todo era un 'engaño'.

Hay, sin embargo, quién confía aún en este deporte que este año en el Tour nos ha deparado etapas espectaculares en las que, con Contador y Froome en carrera, también Nibali se ha impuesto. Basta solo con ver una de las portadas de L'Équipe estos días.



¿Cuánto hace que no veis una portada de un periódico deportivo sin que el fútbol sea la noticia principal? Parece mentira que en un tema tan amplio como es el deporte, el fútbol cope todo incluso cuando la selección nacional se vuelve a lucir en una disciplina distinta y se proclama campeona de Europa con un papel de diez y arrasando en la final. El waterpolo en España murió con Manel Estiarte y el fin de Recoletos. No se entiende de otra forma que el As solo dedicara un breve a los logros de las españolas en el Europeo y el Marca ocultara tras su logo la medalla.

0 comentarios:

Publicar un comentario