15 de octubre de 2014

ÉBOLA, UN BROTE DE DESINFORMACIÓN

@estherfcs

El  6 de octubre se conoció la noticia de una enfermera  afectada por el virus ébola que había atendido al misionero repatriado Manuel García Viejo .Inmediatamente, la Ministra de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato compadeció (con cuatro horas de retraso) junto con la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa y el director de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany entre otras altos cargo dentro de la sanidad.

Wikipedia
 
La comparecencia se siguió de una rueda de prensa cuya tónica general fue silencio por parte de la ministra. Fueron el resto de profesionales los que respondieron las preguntas de los periodistas.  A la pregunta de si habría dimisiones, la ministra ignoró la cuestión y cuando el periodista reiteró, su respuesta no tenía nada que ver.


Tras la penosa comparecencia de Ana Mato, la gente no tardó en manifestar su frustración a través de las redes sociales. En Twitter, la indignación se vislumbró en  hashtags  como #AnaMatoDimisión  o #VAMOSAMORIRTODOS  que fue trending topic en España según el diario The Independent.  El hastag  Jaguar  también fue de los más usados, haciendo referencia a la negación de la ministra de Sanidad de  tener un Jaguar en su garaje en 2009.

El Ministerio de Sanidad tardó 24 horas en colgar en su página web la primera nota de prensa acerca del caso. Y la web de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid no cuenta en su inicio con enlaces o noticias relacionadas.

 
El consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez realizó declaraciones un tanto controvertidas, destinadas a criminalizar a la enfermera, insinuando la posibilidad de que la paciente mintiera sobre su fiebre. El Presidente Rajoy no dio señales de vida hasta dos días después de conocerse la noticia. Tanta espera para oírle decir que confía en la sanidad española y que “la situación la vamos a superar”. El Jefe de Gobierno no aportó información nueva.

¿Está siendo adecuada la comunicación institucional sobre la crisis del ébola? Bastan estos ejemplos para darse cuenta de que el Gobierno parece improvisar en cada comparecencia. Una prueba de ello son los errores en comunicación llevados a cabo por el Gobierno. Entre los errores más comunes se encuentra la falta de preparación sobre el tema demostrada por Ana Mato y la escasa información que los medios de comunicación reciben desde Ministerio de Sanidad.

Las lagunas informativas a cerca de la crisis del ébola han dado lugar a que numerosos sinvergüenzas se dediquen a inventarse bulos que no hacen más que cundir el pánico entre la población.

Desde el lunes, las redes sociales y WhatsApp arden en cadenas de informaciones falsas. La Policía y la Guardia Civil  han advertido a través de las redes sociales acerca de estos bulos y recomiendan contrastar cualquier información que llegue a los ciudadanos con fuentes oficiales.
 
Sin embargo, la comunicación institucional no puede ser buena si la gestión de la crisis tampoco lo es. El asunto se lleva sobre la marcha, no parece haber un plan de base. De repente se cambia el protocolo, de repente el comité especial para la crisis del ébola en España lo preside la Vicepresidente y no la ministra de Sanidad... De repente, todo de repente.

0 comentarios:

Publicar un comentario