29 de octubre de 2014

EL VULGAR ESTRENO DE "ADÁN Y EVA"

Begoña Bernáldez

¿Cómo pretenden fomentar la educación si en televisión aparecen nuevos programas como Adán y Eva? Este nuevo ‘reality’ fue estrenado el pasado Martes 21 en Cuatro , con aproximadamente 2.800.000 de espectadores. Este programa es de origen holandés (Adam looking for Eve), y ha sido trasladado con éxito a varios países, entre ellos España.
 
Albrecht Dürer
 
Se trata de un concurso de supervivencia y citas en una isla paradisíaca, donde los participantes deben enfrentarse a las cámaras y a sus compañeros enseñando su cuerpo desnudo (inclusive sus partes más íntimas) cada día, sin exceptuar ninguna de las horas. En el primer capítulo, se demostró la carente cultura de los participantes, entre los que se encontraba Estela, la segunda chica en llegar, que no sabía de la existencia del río Manzanares.
 
El horario en el que se trasmite este ‘reality’ es a las 22:40, dentro del establecido y permitido a los niños. El programa defiende que el horario se aleja de la posibilidad de que los niños puedan enfrentarse a ver imágenes como las que se exponen, y añaden además que se emite bajo la calificación de +16.
 

 
 Pero, ¿de verdad esto es una buena excusa? La falta de cultura, el bajo nivel de vocabulario y las barbaridades a las que están expuestos a hacer los participantes, son señales de que en un futuro disminuya la educación de los más pequeños, incluso, de adolescentes. Quizás sea el programa más ridículo y expuesto a críticas que se haya trasmitido en el mundo de la televisión, pero además, refleja la baja capacidad intelectual tanto de los creadores como de los concursantes. Esto muestra la actual España en la que vivimos, aunque la mayoría de personas se alejen de programas como este, otros muchos se ríen y aplauden el estreno, y demuestran además el deseo del próximo capítulo.
 
El fomento de educación y cultura en los medios disminuye a medida que avanzan los años. Los niños de hoy en día han dado un gran cambio respecto a los de hace 20 años. Ahora, ver menores maleducados, insolentes y que usan vocabulario malsonante, no es ninguna rareza. Si la sociedad actúa de este modo por si sola, qué menos que excluir de los medios públicos programas como Adán y Eva, que fomentan este tipo de comportamiento.
 
Ofrecer programas con mayor nivel cultural sería un buen camino hacia el beneficio de todos, y se pondría fin a la necesidad de “aprender” vulgarismos de programas como éste. Un ‘reality’ tiene infinidad de temas para tratar, ya sean menos o más divertidos, pero pueden llegar a complacer al público de mejor forma que el de Adán y Eva.

0 comentarios:

Publicar un comentario