2 de octubre de 2014

GUERRA ENTRE EL AZUL Y EL ROSA

@criiispalacio 

El sexismo es una cuestión que cada vez preocupa más a nuestra sociedad, ya que las mujeres cuentan con un importante papel en ella. El anhelo que se ha tenido de la igualdad de sexos parece ser un tema zanjado en los últimos tiempos, sin embargo no siempre es tan sencillo como parece.
 
flickr
Famosas empresas dueñas de nuestro día a día han atentado contra la paridad de género, destacando el último ejemplo: Hipercor. Un body rosa con el mensaje “bonita como mamá” y otro azul donde se podía leer “inteligente como papá” han aparecido en el último catálogo de moda otoñal. ¿Mamá no puede ser inteligente? ¿papá no puede ser bonito? El Instituto de la Mujer ha intervenido y la marca ha retirado rápidamente todas las prendas ofreciendo una disculpa.
 
Pero esto es solo un caso de muchos. En 2012 la empresa Madhouse colocó en la etiqueta de lavado de sus prendas la frase “give it to your woman” (“dáselo a tu mujer”) lo que fue una verdadera indignación para el mundo femenino. Y con razón. ¿Cómo vamos a intentar mejorar este mundo sexista con este tipo de eslóganes tan denigrantes? Todo sin contar con aquellos que se ciñen a la idea de que las mujeres tenemos muy poco sentido del humor con estas cosas... ¿en serio?
 
Tenemos interiorizados grandes tópicos como que el rosa es un color femenino así como el azul es únicamente masculino, a eso añadámosle ballet y fútbol; peleas y muñecas; amas de casa y, mismamente, taxistas; solo lloran las chicas y solo conducen bien los chicos... y parece que se quiera evitar esto, zanjarlo por completo... cuando lo que en realidad se hace es encubrirlo y revestirlo... y al final parece que esta desigualdad desaparece, pero lo que de verdad ocurre es que nuestras mentes siguen interiorizando desde el nacimiento esta muestra de estereotipos que deberíamos aborrecer.
 
Sin embargo, nada es blanco ni negro, si no que podemos atribuirle diversos tonos grisáceos. Existen muchos documentos en los que se especifica la idea de “chicos y chicas” “profesores y profesoras” “niños y niñas”, rechazando el masculino plural para englobar ambos grupos, es decir “chicos, profesores y niños”... Tampoco hay que pasarse. Comenzamos a no saber dónde está el límite de todo esto, preocupándonos en ocasiones por banalidades y dejando a un lado lo realmente alarmante de estas situaciones.
 
En definitiva, debemos ver que la sociedad tan moderna y continuamente cambiante está aún poco concienciada con un tema tan odioso como es esta desigualdad existente y es cierto que muchas veces proviene de la inocencia y la simpleza, sin pretender hacer ningún daño, pero resulta que el daño ya está hecho al encontrarnos con una sociedad tan vetusta, llena de estereotipos de ambos sexos que, por mucho que nos pese, siguen existiendo. ¿Va a acabar esto algún día? 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen articulo, actual y bien escrito. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

¿Qué es eso del "mundo femenino"? ¿Las mujeres? ¿Las feministas?

Por otra parte, estoy totalmente en desacuerdo con el penúltimo párrafo; el lenguaje sí es sexista. No se debe confundir solución con problema. Te paso un artículo que a mí me pareció interesante: http://www.mujeresenred.net/spip.php?article832

Un saludo!

Cristina Palacio dijo...

Como comienzo quisiera agradecer ese primer comentario positivo, prosiguiendo a contestar el segundo.

Con "mundo femenino" me refiero a todas las mujeres, entre las que me incluyo. Acompañándolo con la frase "y con razón", creo que queda claro que es una opinión que defiendo y comparto.

De igual modo, que alguien esté en desacuerdo con el penúltimo párrafo es una opinión más, que difiere de la mía, pero que es, sin duda, respetable. A mi parecer quejarse del lenguaje, catalogándolo como sexista es una forma de buscar tres pies al gato, simplemente porque yo no me veo ofendida al englobar a una mujer en un masculino plural, ya que creo que existen problemas más graves relacionados con la desigualdad de género. Con esto puedo referirme, por ejemplo, a que una mujer cobre un sueldo más escaso por un mismo trabajo. Eso es un obstáculo para las mujeres y no que se abrevie con "chicos" para referirse a "chicos y chicas", lo cual me parece obvio a la par que redundante.

Insisto en la idea de que las opiniones son muy subjetivas y no pretendo desbancar ninguna, solo ofrecer la mía propia.

Un saludo.

Publicar un comentario