14 de octubre de 2014

LA VIDA Y MUERTE DE LAS REDES SOCIALES

@bizarrenfant

El Messenger, ese medio de comunicación indispensable para los jóvenes y no tan jóvenes de la primera década del 2000, desaparecerá para siempre el 31 de octubre.
 
Navarr Barnier

Sí amigos, se acabaron los zumbidos en la pantalla para llamar la atención de nuestro interlocutor.  Esto no parece suponer un disgusto para nadie, porque hace tiempo que no se utiliza el programa más que en China, pero no podemos olvidar desde su nacimiento en 1999 supuso toda una revolución para un gran número de usuarios de la red.
 
Hubo una época en la que no nos podíamos imaginar comunicarnos sin el Messenger, encendíamos el ordenador y lo primero que hacíamos era abrir el programa (de hecho, se abría solo), comprobar quién estaba conectado e iniciar una conversación. Con la llegada de las redes sociales como Facebook que además de la opción de compartir tu vida incluían servicio chat, el Messenger empezó a darse de lado, mucho más con la difusión de Skype, que hacía lo mismo (mensajería instantánea) y tenía además videollamadas; hasta el punto de que ambas plataformas acabaron por fusionarse y la nueva terminó por extinguir a su predecesora.
 
Pongamos de ejemplo también a Facebook, la reina de las redes sociales, la que puso de moda compartir con nuestros amigos nuestras intimidades en internet. Nació en 2004, solo tres años después ya existía la versión en español. En marzo de 2013 tenía 1110 millones de usuarios. Ha asistido, sin despeinarse, al nacimiento y decadencia de otra red social muy popular entre los jóvenes españoles, Tuenti.
 
Sin embargo, ni siquiera Facebook es inmortal. Un estudio de John Cannarella y Joshua A. Spechler, del departamento de Mecánica e Ingeniería Espacial de la Universidad de Princeton, predecía que la red social de Zuckerberg perderá en 3 años el 80% de sus usuarios, basándose en la teoría de la Campana de Gauss y en la sabiduría tradicional de “todo lo que sube, baja”. Aunque Facebook se mofó de este estudio , lo cierto es que no supo dar datos reales que demostrasen que esto no fuera a ocurrir. De hecho, por esa misma época, a principios del año, las acciones de la empresa caían en más de un 2%.
 
La pregunta es ¿todas las redes sociales acabarán por morir tarde o temprano? Lo que es seguro es que con la llegada de las aplicaciones como Whatsapp, las formas de comunicación interpersonales tradicionales como era Messenger, tienen los días contados. El teléfono de toda la vida incluido.
Sean MacEntee
 Las redes no son interpersonales, sino comunitarias, comparten contenidos para un gran número de usuarios a la vez, así que sobrevivirán por el momento, aunque se trasladarán a vivir a los smartphones. Las que no sepan adaptarse a los teléfonos inteligentes, serán las primeras en desaparecer.
 
Y mientras haya redes sociales y otras aplicaciones para comunicarse, competirán unas con otras por ofrecer los mismos servicios (chat, vídeo, versión app, etc), se irán sustituyendo y lucharán hasta que solo quede una... o ninguna. Prepárense, usuarios, porque ¡esto es la guerra! (digital).

0 comentarios:

Publicar un comentario