22 de octubre de 2014

MALALA, PREMIO NOBEL DE LA PAZ 2014

Berta Pontes / @BertaPontes
Todos conocemos a Malala, la colegiala paquistaní que en 2012 recibió un disparo en la cabeza por defender los derechos y educación de las niñas. Todo comenzó en 2009 cuando Malala empezó a escribir blog anónimo para la B.B.C. en el que expresaba su punto de vista sobre la educación y la vida bajo la amenaza Talibán en la que se encontraba su región. El simple hecho de escribir un blog le supuso a esta niña un disparo en la cabeza mientras iba en el autobús de su colegio el 9 de octubre de 2012. Tras muchas operaciones en Reino Unido logró sobrevivir y seguir luchando. La traumática experiencia no ha apartado a Malala de su objetivo: luchar por la libertad y los derechos de los niños.

wikipedia.org

En 2011 recibió el primer Premio Nacional Juvenil de Paz de Paquistán, convirtiéndose así en la abogada global de millones de niñas que tienen prohibida la educación por  factores sociales, económicos, legales y políticos. Y ahora ha conseguido el premio más importante que recibirá en toda su vida.
Hace unos días se daba a conocer la noticia: Malala recibiría el Premio Nobel de la Paz 2014. El hecho no ha sorprendido a nadie, ya que esta chica de 17 años ha arriesgado su vida para dar voz a todas las niñas que están siendo explotadas y se las niega el derecho a la educación. "Esto no es el final, es el principio. Quiero ver a todos los niños yendo al colegio y recibiendo educación", dijo la joven.

Malala comparte el Premio Nobel con el indio Kailash Satyarthi, que tiene 60 años y también lucha por los derechos de los niños. El premio les ha sido otorgado "por su lucha contra la opresión de los niños y los jóvenes y por el derecho de todos los niños a la educación", según ha anunciado el Comité Nobel Noruego. "Este premio es para todos los niños cuyas voces necesitan ser escuchadas. Tienen derechos: a recibir educación de calidad, a tener una vida feliz", añadió Malala.

wikipedia.org
Comenzó la ‘Fundación de Malala’ para concienciar sobre el impacto social y económico de la educación de las muchachas y motivarlas a levantar sus voces, abrir su potencial y exigir el cambio. En la India más de 12 millones de niños son obligados a trabajar, privándoseles de la educación. La sociedad de los países de esa zona del mundo está aún inmersa en un profundo retraso con respecto otros países, como si estuviesen en la Edad Media. La mujer está infravalorada y el hombre domina y controla todos los asuntos de la vida, tanto pública como privada. La mujer es despojada de sus derechos por el simple hecho de ser mujer. Se las maltrata o lapida si son adúlteras o hacen algo que no agrada a los hombres más cercanos a ellas. Los niños son obligados a trabajar desde pequeños y no se les da el derecho a la educación. Y Malala quiere cambiar todo esto. Quiere que poco a poco su país y los que se encuentran en situaciones parecidas vayan civilizándose y respetando los derechos de los niños y de las mujeres. Que se condene a todos los que atentan contra esos derechos. Que sean países y zonas seguras, normales, como pueden ser hoy los países europeos. Todos lo queremos.

0 comentarios:

Publicar un comentario