13 de noviembre de 2014

"EL MAYOR PREMIO ES COMPARTIRLO"

Cristina Palacio

Se va acercando la Navidad, lo que supone que también está más próximo ese 22 de diciembre. La lotería. Todos hemos visto, al menos un año, el sorteo o parte de este en la tele, y hemos deseado que el número que estamos palpando, con la mirada clavada en la pantalla, sea el nuestro. Y por lo general nunca es. Sin embargo, no debemos perder la ilusión… al menos ese es el mensaje que siempre nos mandan los anuncios de “Loterías y Apuestas del Estado”.
décimo de lotería del año 2007 - flickr
Este año no han querido atreverse de nuevo con Raphael y Monserrat Caballé, propuesta que no resultó muy favorable para los telespectadores, además de una enorme fuente de críticas e imitaciones a los cantantes. Así que han preferido optar por una proposición mucho más jugosa: la emotividad.
Nueve anuncios diferentes marcarán este año nuestros televisores en la época del año más mágica y especial. Tratarán de temas “cotidianos” como una joven pareja que se plantean casarse de nuevo con viaje incluido o un ejecutivo avaro que pensaba despedir a un trabajador al que justamente le toca ese día la lotería. Pero el plato estrella es, sin duda, “El bar del Antonio”.

¿Quién no se ha visto forzado a la compra de un décimo de lotería de amigos, de empresa, bar cercano o persona de confianza? Pero siempre pensamos lo mismo: no va a tocar. A esto se han ceñido los creadores del interesante anuncio de estas navidades. 

Manuel no compra lotería este año en el bar al que acude cada día, con tan mala suerte que toca el gordo. Aconsejado por su mujer para bajar al bar a dar la enhorabuena a Antonio, dueño del establecimiento. Manuel rechaza una “copita” prefiriendo un “cafelito”, ya que él no respira la misma alegría que todos los que están a su alrededor. Pero lo cierto es que se llevará una grata sorpresa por parte del propietario. "El mayor premio es compartirlo"

Merece la pena ver el spot ya que la emotividad apostada este año para el anuncio de la lotería ha dado en el clavo. 
Además este año la lotería añade un rasgo novedoso: el premio podrá recogerse ese mismo 22 de diciembre a las 18:00; nada que ver con los anteriores sorteos, puesto que había que esperar hasta el día siguiente para recoger el premio. 2240 millones de euros (que se dice pronto) repartidos en más de 24 millones de premios.

Cada uno puede responder lo que le plazca ante la típica pregunta de “¿el dinero da la felicidad?”, pero, como muchos dirían: “siempre ayuda”. Este año veremos si Antonio y su bar nos ayudan a que la suerte llegue los décimos que mantenemos casi arrugados entre las manos, aunque muchos dicen que la suerte se fue hace años con el tradicional calvo de la lotería.



0 comentarios:

Publicar un comentario