4 de noviembre de 2014

EL PROGRAMA DE TV DE PABLO IGLESIAS


Jordi Évole entrevistaba el pasado día 26 de octubre  al líder de Podemos, Pablo Iglesias, en Ecuador, ni más ni menos. El presentador de Salvados le preguntó por su programa y por sus proyectos de cara a las próximas elecciones. Iglesias respondió con seguridad y sin pelos en la lengua a un Évole que no dejaba pasar ni una.
 
 
La Sexta
 
Confirmó lo que ya había adelantado en otras ocasiones, como que si no ganaba las elecciones probablemente se marchase. También admitió que le daba miedo cumplir con todos sus propósitos en el caso de ganar. Si eso pasase, “tendré que dimitir”, afirmó con rotundidad. Lo que deja claro es que en Podemos quieren cambiar las cosas: “En el momento en que mínimamente nos parezcamos a la casta, estamos muertos”.
También hizo declaraciones más banales, algunas de ellas sorprendentes como que sus asesores de imagen le pidieron que se quitara el pircing que llevaba en la ceja, que la reina Leticia tenía interés en conocerle o que Pedro Sánchez no le respondió al whatsapp que le había enviado para felicitarle por su victoria en las primarias. El líder del PSOE se enteró de esto último por el  propio programa  y no tardó en contestar con otro whatsapp a Pablo Iglesias, suponemos que para no quedar como un maleducado delante de media España.
El segundo programa de la temporada de Salvados tuvo 4.942.000 espectadores, un importante pico de audiencia así como bastante polémica por su tratamiento en los medios. Antena 3 se lució en su informativo con un vídeo en el que se afirmaba que Pablo Iglesias ya se veía como presidente y que soñaba con tener su propio programa de televisión, cuando en realidad lo que había dicho era todo lo contrario, aunque reconociese que molaría poder tener encuentros con periodistas “cabrones” en vez de recurrir a la pantalla de plasma.
La Sexta
El País hizo algo muy parecido al titular su crónica sobre el programa "Pablo Iglesias ansía un programa de televisión si es presidente" echando así a perder un texto que no estaba tan mal escrito. La defensora del lector del periódico publicó un artículo con la explicación del director adjunto de El País. De forma resumida: Pablo Iglesias dijo que tener un programa así sería "la hostia" y la RAE define "la hostia" como "mucho o con abundancia", con lo que consideró que ansiar era el verbo adecuado.

Paradójicamente, que hablen mal de él o manipulen sus palabras a Pablo Iglesias le viene bien, porque le aumenta los votantes. No en vano, gran parte de la gente que le vota lo hace como castigo a la casta y a sus medios. Algo así como "los enemigos de mis enemigos, son mis amigos".

0 comentarios:

Publicar un comentario